Abren “lavatín” comunitario en Cuba con una sola lavadora
Ponen una sola lavadora, semiautomática y el régimen le llama a este invento “Lavandería”
Lavatín comunitario de la FMC en Mayabeque, Cuba. Foto: Tomada del periódico local
 

En la isla “socialista”, de tan poco que hay que mostrar sobre los supuestos beneficios al pueblo, cualquier cosa es pregonada como una iniciativa muy importante, lo “último que trajo el barco”, dicho en buen cubano. Es la típica artimaña de los estafadores de feria, que en eso ha devenido el régimen castrista: vendedores de humo.

La Federación de Mujeres Cubanas (FMC), fundada por la ex esposa del general Raúl Castro –la ya fallecida Vilma Espín–, celebra el 23 de agosto sus 60 años de creación, y entre sus actividades por la fecha inauguró un “lavatín comunitario” emplazado en una vivienda del municipio San José de las Lajas, capital de la provincia Mayabeque.

Pero eso que el periódico del Partido Comunista local publicita como una “Lavandería” en toda regla, apenas tiene una lavadora instalada. Y semiautomática. La pusieron en el hogar de la federada Margarita Castellón Perera, hasta donde llegaron para la inauguración Anielka Fernández del Monte, miembro del secretariado nacional de la FMC, Mayuli León Quintana, secretaria de la FMC en Mayabeque, Alberto Torres Hernández, primer secretario del Partido en San José de las Lajas, así como otros funcionarios municipales y provinciales.

Los feminicidios en Cuba han aumentado este año durante los confinamientos por el coronavirus, y la organización procastrista que dice defender a mujeres y niñas ni se pronuncia. En cambio, se dedica a tratar de limpiar la imagen del régimen, con estos pobres lavatines.

La dirigente Anielka Fernández dijo para la ocasión que “este proyecto cumple con uno de los acuerdos aprobados en el décimo Congreso de la FMC al ofrecer un empleo a aquellas mujeres que no pueden salir a trabajar a la calle por diversos problemas personales y de salud. La iniciativa les permite convertirse en trabajadoras por cuenta propia y laborar desde su hogar en bien de la comunidad y de su familia”.

 

 

No es un caso aislado, sino parte de todo un sistema que instala una pequeña lavadora por aquí, y otra por allá “con la colaboración de la Empresa Industrial de Equipos y Servicios Asociados (Eiesa)”. Se trata del proyecto Espumás, que ya se aplica en seis provincias del país y “se han incorporado a este experimento 13 federadas”. O sea, que el régimen ha instalado 13 lavadoras y “el propósito es extenderlo a toda Cuba antes del 23 de agosto, efeméride que conmemora el 60 aniversario de la FMC”.

La funcionaria de la organización en el mencionado municipio, León Quintana, aseguró que en próximos días se abrirán otros “lavatines” hasta llegar a 40 en varios pueblos de la provincia, entre los que figuran Güines y Batabanó.

Margarita Castelló Perera, responsable de la flamante lavandería, dijo que “puedo servir bien a la Revolución con este trabajo, además, también contribuyo con la economía familiar”. El periódico estatal Mayabeque informó que “los ingenieros del proyecto le instalaron la lavadora arrendada y le vendieron el detergente, por un precio módico, producto que tiene garantizado hasta marzo de 2021”.

El artefacto arrendado deberá trabajar durante ocho horas diaria. Margarita Castelló pagará por él 300 pesos mensuales en moneda nacional al proyecto de la FMC, así como 30 pesos de impuestos al Estado. En tanto, entre los derechos de la cubana, está la “gestión de trabajo con empresas, hospitales y unidades gastronómicas, así como todo el que necesite el servicio de lavandería, con la modalidad de oferta y demanda”.

Torres Hernández, primer secretario del Partido Comunista en San José de las Lajas, felicitó a Margarita y familia “por su deseo de salir adelante”, y exhortó a otras mujeres a incorporarse a este nuevo proyecto “que brinda grandes beneficios a la comunidad”. Puro surrealismo tropical.