Apuñalan en La Habana a hijo de preso político, permanece grave
Dariel Herrera Fraguela de 15 años, hijo del preso político Maikel Herrera, Coordinador de la UNPACU, fue apuñalado en La Habana y se encuentra en estado grave, según informan activistas cubanos
Preso político Maikel Herrera y su hijo Dariel Herrera
 

El joven de 15 años, Dariel Herrera Fraguela, hijo del preso político Maikel Herrera, fue apuñalado en la tarde de este sábado en La Habana y se encuentra en estado grave. Según informó el activista Zaqueo Báez Guerrero, en su página de Facebook, Dariel se encuentra en la sala de terapia del Hospital Pediátrico de Centro Habana.

“Se encuentra en estado grave después que en la tarde de ayer 1ro de Agosto, fuera apuñalado por otro muchacho”, refirió Báez Guerrero, puntualizando además, que averiguan sobre lo ocurrido.

El padre del joven, es Coordinador de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) y promotor de Cuba Decide. Actualmente permanece retenido en la prisión de Güines en la provincia de Mayabeque y no ha sido llevado a ver a su hijo que es menor de edad.  

Familiares del joven herido reclaman que su padre pueda verlo.

¡¡ COMPARTAN !! #UNPACU #LaHabana Dariel Herrera Fraguela ( Apuñaleado y se encuentra #Grave en Terapia del hospital...

Posted by Zaqueo Báez Guerrero on Sunday, August 2, 2020

La violencia juvenil en Cuba se ha incrementado, o al menos se ha hecho más visible luego de la llegada de internet a la isla. Hace un lustro, otro joven cuyo padre se ha mostrado crítico del gobierno cubano sufrió un ataque con arma blanca.

Pedro Armando Junco Torres, músico rockero de 28 años e hijo del escritor Pedro Armando Junco, murió el 16 de mayo del 2015 luego de recibir golpes numerosas heridas de arma blanca (46 contusiones según el forense). El grupo que lo atacó, compuesto de jóvenes entre 18 y 23, también lesionó a tres personas en Camagüey.

“Casi a diario surgen en nuestras calles casos como este; pero la prensa, amordazada, no está facultada a difundirlos. Y ocultar la verdad es la manera más sórdida de mentir”, denunció en ese momento el escritor Pedro Armando Junco.

La conmoción con el atroz asesinato fue tal en la provincia de Camagüey, que las autoridades del régimen se vieron obligados a actuar con celeridad e incluso permitieron que la prensa oficialista local informara en diciembre de ese año la sentencia impuesta a los dos homicidas (40 años de privación de libertad) y sus cómplices (25 años).

En julio de este año, con la reapertura de las playas en La Habana luego de la desescalada del confinamiento por la pandemia, murió por un ataque de arma blanca en Guanabo el joven Ricardo Brayams Diego Ruíz, conocido por “Brayan Amenazzy”.