Invitan a ONU y Unión Europea de observadores a la marcha del 20N

Corriente Martiana presentó una solicitud ante Naciones Unidas y la Unión Europea para que sean garantes de la marcha pacífica a favor de los DDHH, prevista para el 20 de noviembre
Protestas del 11 de julio en Cuba. Foto: EFE
 

Reproduce este artículo

La organización Corriente Martiana presentó una solicitud en la sede de Naciones Unidas (ONU) en La Habana y la delegación de la Unión Europea, para que sean garantes de la marcha pacífica convocada para el 20 de noviembre en varias ciudades de Cuba.

“No es una cuestión política [ni] (…) interferencia en los asuntos internos, no es injerencia, no es violación de la soberanía. Les estamos pidiendo sencillamente que actúen como simples observadores. No les estamos diciendo que participen ni a favor ni en contra”, dijo el promotor de Corriente Martiana, Moisés Leonardo Rodríguez, a Radio Martí.

Según Rodríguez, “que se sepa que va a haber funcionarios de Naciones Unidas y de todas las sedes diplomáticas de la Unión Europea como observadores, (…) va a hacer que, por ambas partes, sobre todo por la [gubernamental] que sabemos que tiene tendencia a la violencia, (…) se midan un poco y esto sencillamente es promover, proteger los derechos humanos, (…) el derecho a que la manifestación transcurra pacíficamente, como está reconocido por las normas internacionales”.

El activista opositor dijo que la oficina de la ONU en Cuba les dio acuse de recibo. Eso “nos hace pensar que ya está en manos de quien puede decidir que esto sea posible. (…) Todos los funcionarios del sistema de las Naciones Unidas pueden y deben ser defensores de derechos humanos”.

La iniciativa que agrupa a distintas fuerzas de la sociedad civil surgió en el grupo Archipiélago, fundado por el dramaturgo y actor Yunior García tras las protestas antigubernamentales del 11 y 12 julio, cuya represión por parte del régimen dejó cientos de detenidos, un número indeterminado de heridos y al menos un manifestante muerto por disparos de la policía.

En La HabanaHolguín, Santa Clara, Pinar del Río, Cienfuegos, Nuevitas (Camagüey), Las Tunas y Guantánamo, entre otras ciudades, decenas de ciudadanos han suscrito documentos que notifican a las autoridades la intención de marchar demandando respeto a los derechos humanos y libertad para los presos políticos.

Régimen presiona contra marcha del 20N

En días recientes se reportaron varias denuncias de acoso, detenciones y amenazas a quienes firmaron a favor de las manifestaciones.

Manuel Cuesta Morúa, vicepresidente del Consejo para la Transición Democrática en Cuba, fue arrestado a finales de septiembre por la policía política. Un agente de la Seguridad del Estado le dijo que “estuviera listo” porque tomarían las medidas necesarias para impedir la protesta.

El activista Dariem Columbié fue detenido el 5 de octubre cuando se dirigía a la sede del gobierno de Santiago de Cuba, para solicitar permiso de manifestación el próximo 20 de noviembre.

El Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias anunció el despliegue del ejército y otros efectivos militares para el “ejercicio Moncada”, los días 18 y 19 de noviembre, que culminará el 20 de noviembre “con el Día Nacional de la Defensa”.

Yunior García denunció en Facebook que “ante el civismo de nuestra marcha convocada en tiempo y forma para el 20 de noviembre, responden con la amenaza de los tanques”.

Añadió que la maniobra oficial no deja lugar a dudas sobre “el carácter autoritario y violento de quienes controlan el poder en Cuba... Ahí tienen: militarización total del país del 18 al 20 de noviembre”.

 

Foto de portada: Manifestante pacífico es detenido con violencia por agentes de civil, el 11 de julio en La Habana (EFE)