Biden firma ley de apoyo a víctimas de “síndrome de La Habana”

La Ley brinda compensaciones económicas a quienes han sufrido “incidentes de salud anómalos” en otros países como consecuencia de presuntos ataques sónicos o microondas
Joe Biden, presidente de EEUU
 

Reproduce este artículo

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmó este viernes una ley que permite dar apoyo económico a las víctimas estadounidenses de los presuntos ataques causantes del llamado “síndrome de La Habana”, un cuadro de salud conformado por dolores de cabeza, náuseas, vértigo, desorientación, zumbido en los oídos, pérdida de la visión y la audición.

La Ley de La Habana, llamada así en alusión al síndrome, brinda compensaciones monetarias a los miembros del Departamento de Estado y de la comunidad de inteligencia estadounidense que hayan sufrido o sufran los “incidentes de salud anómalos” (AHI, por sus siglas en inglés) reportados por funcionarios del gobierno norteamericano y sus familias en Cuba y otros países del mundo, y que algunas investigaciones apuntan a que pueden ser derivados de ataques de microondas dirigidos.

Los casos del síndrome de La Habana se han producido en docenas de oficiales de Estados Unidos en embajadas de todo el mundo. Empezó por un grupo en La Habana, Cuba, y más recientemente se han registrado incidencias en personal estadounidense en China, Rusia, Reino Unido y, el mes pasado, en Viena (Austria).

La causa de los síntomas no se ha diagnosticado completamente, pero investigaciones de la comunidad de inteligencia estadounidense concluyen que estos son el resultado de ataques selectivos.

Biden agradeció al Congreso por la aprobación de la Ley de La Habana con apoyo bipartidista unánime. “Envía el claro mensaje de que cuidamos de los nuestros”, dijo en un comunicado

“Funcionarios, agentes de inteligencia, diplomáticos y personal militar de todo el mundo se han visto afectados por incidentes sanitarios anómalos. Algunos están luchando con lesiones cerebrales debilitantes que han restringido sus carreras de servicio a nuestra nación”, agregó, como explicación de la pertinencia de la ley.

La senadora republicana Susan Collins, principal autora de la legislación, comentó por su parte que las enfermedades del “síndrome de La Habana” han afectado a más de 40 miembros del personal estadounidense en Cuba desde 2016 y a docenas más en otros países, algunos incluso en suelo estadounidense.

“Demasiadas víctimas del 'síndrome de La Habana' han tenido que luchar contra la burocracia para recibir atención por sus debilitantes lesiones”, afirmó Collins en un comunicado.

“Para esas víctimas, la Ley de La Habana garantizará que reciban el apoyo financiero y médico que merecen. También afirma nuestro compromiso de asegurarnos de que nuestro gobierno encuentre a los responsables”, agregó.