Preocupa en EEUU futuros ataques similares al 'Síndrome de La Habana'

Funcionarios estadounidenses han expresado su preocupación de que adversarios extranjeros puedan explotar los dispositivos emisores de energía para continuar atacando a empleados del gobierno ahora que se sospecha que causan síntomas debilitantes
Preocupa en EEUU futuros ataques similares al “Síndrome de La Habana”. Foto: Alexandre Meneghini / Reuters
 

Reproduce este artículo

La Administración de Joe Biden realizó una reciente evaluación de inteligencia para determinar qué causó las inexplicables lesiones cerebrales sufridas por diplomáticos y otros trabajadores del gobierno de los Estados Unidos en el país y el extranjero, o por qué las víctimas fueron potencialmente atacadas.

Actualmente no existe un consenso dentro de la comunidad de inteligencia sobre "la técnica, el propósito y a quién se apunta ", en lo conocido como “Síndrome de La Habana”, pero altos funcionarios sospechan que podría ser un intento para recopilar información de los dispositivos electrónicos de empleados del gobierno de EE.UU.

También ha aumentado la preocupación de que los adversarios de Estados Unidos “puedan haber armado esta táctica para causar daño físico intencionalmente”, precisó NBC News en un artículo publicado recientemente.

Una de las principales teorías sobre “Síndrome de La Habana” es que “las víctimas sufrieron los efectos de intensas ondas de energía electromagnética de dispositivos destinados a extraer información de teléfonos celulares y otros dispositivos personales”, señalaron los funcionarios, según la citada fuente.

“(…) quienquiera que sea responsable ahora es muy consciente de que los dispositivos pueden causar síntomas debilitantes y buscarán usarlos para atacar y dañar físicamente a las personas, con un arma que es difícil de rastrear”, se detalla en la información de NBC News

Un portavoz de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional aseguró que se han intensificado los esfuerzos para detectar las causas de los ataques e identificar si hay implicados extranjeros involucrados.

"Hasta el momento, no tenemos información definitiva sobre la causa de estos incidentes, y es prematuro e irresponsable especular", dijo el portavoz.

Otro alto funcionario de la administración -citado por NBC News- ofreció una evaluación similar: "En este momento, no sabemos la causa de estos incidentes, que son de naturaleza limitada y la gran mayoría de los cuales han sido reportados en el extranjero. (…) Tampoco sabemos si constituyen un ataque de algún tipo por parte de un actor extranjero, pero estas son áreas de investigación activa".

Los primeros casos surgieron en Cuba

 

En 2016 diplomáticos estadounidenses y otros trabajadores del gobierno radicados en La Habana informaron presentar síntomas extraños, principalmente después de escuchar extraños sonidos agudos y bajos. También experimentaron sensaciones físicas extrañas, cambios en la audición, el equilibrio y la parte cognitiva, junto con lesiones cerebrales traumáticas leves, también conocida como conmoción cerebral. Estas afectaciones han sido constatadas por médicos a través de imágenes avanzadas.

Más de 130 personas de todo el gobierno de los Estados Unidos han presentado posibles síntomas del Síndrome de La Habana, aunque se ha demostrado que algunos casos no están relacionados. De esas 130, 60 a 80 personas están asociadas con el Departamento de Defensa, precisó News.

Algunos de los primeros estadounidenses afectados fueron oficiales de la CIA que servían en Cuba bajo cobertura diplomática. También resultaron dañados varios trabajadores estadounidenses en China –EE.UU. confirmó formalmente un caso de un empleado afectado en este país-. Más recientemente, se han reportado casos potenciales adicionales en otras partes de Asia, así como en Rusia, Europa occidental e incluso los Estados Unidos.

El teniente coronel del Ejército Thomas Campbell, portavoz del Departamento de Defensa, señaló: "En este momento no sabemos la causa de incidentes específicos". "Estas son áreas de investigación activa. No hay nada que el Departamento se tome más en serio que la seguridad, la salud y el bienestar de nuestro personal que presta servicios en todo el mundo en defensa de nuestros valores y libertades", advirtió.

Las Academias Nacionales de Ciencias presentaron un informe en 2020 en el cual se revela  que los síntomas eran consistentes con los efectos de la energía dirigida de microondas.

Rusia en el foco de la investigación

 

Los funcionarios estadounidenses consideran que Rusia podría estar detrás de los presuntos ataques, pero no tienen pruebas concluyentes, por lo que se cree que es poco probable que el presidente Joe Biden revise el tema en una próxima reunión con el mandatario ruso Vladimir Putin.

John Bolton, un exasesor de Seguridad Nacional en la Administración Trump, afirmó que no tenía dudas de que los empleados que reportaron síntomas fueron víctimas de un ataque energético.

"Simplemente no pudimos lograr que la comunidad de inteligencia y otros se enfocaran y realmente admitiera que había un problema", dijo Bolton en "Andrea Mitchell Reports" de MSNBC. "Fue extremadamente frustrante, debo decir. Espero que ahora no sea demasiado tarde", acotó.

Esta semana el Senado de EE.UU. autorizó una ayuda económica adicional a los empleados del gobierno que resultaron heridos por ataques de energía dirigida, o “Síndrome de La Habana”, como también se le conoce, mientras estaban en servicio en las embajadas de EE.UU. en Cuba y China.

El proyecto de ley, que fue presentado el mes pasado por un grupo bipartidista, autoriza a la CIA y al Departamento de Estado a brindar apoyo financiero a los empleados por sus lesiones cerebrales.

También requeriría que las dos agencias elaboren regulaciones para los pagos e informen al Congreso sobre cómo se usa el dinero, reportó The Hill.