Congresista Salazar denuncia que ha sido “ignorada” por la Casa Blanca para hablar sobre Cuba

Biden evade la responsabilidad por su falta de acción, simplemente usando el silencio como respuesta... o colgando el teléfono, afirma la congresista María Elvira Salazar
María Elvira Salazar y Joe Biden
 

Reproduce este artículo

María Elvira Salazar, congresista de los Estados Unidos de América, afirmó este jueves que la Casa Blanca ha ignorado sus intentos de discutir la situación de Cuba y respaldó al senador Rick Scott tras denunciar que le “colgaron el teléfono” en la sede de gobierno.

“Senador Scott, sé cómo se siente. Llevo meses intentando reunirme con la Casa Blanca para hablar de Cuba, pero siempre he sido ignorada”, escribió en Twitter la legisladora de la Florida y reconocida periodista de medios hispanos.

“De esa forma Biden evade la responsabilidad por su falta de acción, simplemente usando el silencio como respuesta... o colgando el teléfono”, añadió la cubanoamericana, quien se desempeña en la política como miembro del Partido Republicano.

El 15 de diciembre el senador Rick Scott afirmó que en la Casa Blanca le colgaron el teléfono, cuando llamó para denunciar la situación del preso político cubano José Daniel Ferrer.

“La Casa Blanca me colgó el teléfono cuando llamé para hablar con alguien sobre la horrible tortura y abuso a la que José Daniel Ferrer está sometido como prisionero del ilegítimo régimen comunista cubano”, aseguró en Twitter el senador republicano por el estado de la Florida.

“Esto no es solo debilidad, es una vergonzosa cobardía. No lo toleraré. #SOSCuba”, añadió Scott.

La semana pasada el senador exigió al presidente Joe Biden acciones a favor del disidente, líder de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), preso por intentar sumarse a las protestas pacíficas del 11 de julio en Santiago de Cuba.

“El régimen de Miguel Díaz-Canel y Raúl Castro está torturando brutalmente a José Daniel Ferrer en un intento por acabar con su vida. El presidente de los EEUU debe condenar la tortura a José Daniel y exigir a la ONU una visita médica humanitaria (…) INMEDIATAMENTE”, expresó en Twitter.

El opositor cubano contó a sus familiares durante la visita del 3 de diciembre, que podría perecer pronto debido a que su salud está deteriorada y estaría recibiendo torturas en la prisión Mar Verde.

“Las torturas tanto físicas como psicológicas son cada vez mayores y no sabe por cuánto tiempo más su organismo pueda resistir”, denunció su hermana, Ana Belkis Ferrer, tras comunicarse desde el exilio con la doctora Nelva Ortega, esposa del disidente.

El 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, José Daniel Ferrer llamó desde la cárcel, pero la conversación fue interrumpida antes de los 5 minutos reglamentarios.

“Un abrazo para toda la familia y para todos mis hermanos de lucha y como es lógico, preocupado por lo que pueda estar pasando con mi hijo José Daniel Ferrer Cantillo”, se escucha decir al opositor en una grabación difundida por la Unpacu.

“Quieren seguir violando los derechos humanos en pleno siglo XXI. Los cubanos dignos debemos seguir sacrificándonos y dar todo nuestro esfuerzo y la vida si es necesario por el fin de la opresión y la miseria”, señaló.

Sobre su estado de salud agregó que continúa con dolores de cabeza y un “zumbido”. Cuando la llamada telefónica apenas llegaba a los tres minutos, al parecer los oficiales de la prisión la interrumpieron luego de que Ferrer dijera “Abajo Raúl y abajo Canel”.