Tras récord de casos de coronavirus, prohíben la venta de alcohol en bares de Florida
Hasta nuevo aviso, los negocios podrán vender alcohol para llevar “en contenedores sellados”, según la orden ejecutiva publicada este viernes por el Departamento de Negocios y Regulación Profesional de Florida.
Un bar en Miami

Halsey Beshears, la secretaria del Departamento de Negocios y Regulación Profesional de la Florida, anunció este viernes que el estado estaba suspendiendo de inmediato el consumo local de alcohol en todos los bares, debido al récord de casos de coronavirus reportado este 26 de junio.

De acuerdo con la orden ejecutiva, todas las instalaciones en las que la venta de bebidas alcohólicas representaba más del 50% de los ingresos brutos están obligadas a suspender la comercialización de alcohol para consumo en los propios bares.

Sin embargo, los negocios aún podrán vender alcohol para llevar “en contenedores sellados”, según la orden.

Las autoridades estatales también dijeron que la medida se debe al comportamiento de un sector de los individuos más jóvenes “que han ignorado las restricciones” sanitarias establecidas por el estado para combatir la propagación del coronavirus.

“Cuando la gente sigue las pautas, no hemos tenido ningún problema”, dijo el gobernador de Florida, Ron DeSantis, durante una conferencia de prensa el viernes en Fort Myers.

DeSantis también instó a los residentes a seguir todas las pautas establecidas por los gobiernos estatales y locales con respecto al coronavirus y el distanciamiento social.

Este viernes Florida sumó casi 9000 nuevos casos de COVID-19, un récord absoluto desde que la pandemia llegó al estado en marzo pasado, y la cifra acumulada de contagios subió a 122 960, según cifras oficiales.

Las muertes por la COVID-19 en las últimas 24 horas totalizan 39 y el total sube a 3366, según el Departamento de Salud estatal.

La prohibición de servir bebidas alcohólicas en los bares es la primera marcha atrás en el proceso de reactivación económica iniciado en mayo.

En los siete días transcurridos desde el sábado 20 hasta hoy Florida ha sumado más de 33 000 casos de COVID-19.

El récord absoluto son los 8942 nuevos casos de este viernes, seguido de los 5508 del miércoles, los 5004 del jueves, los 4049 del sábado, los 3494 del domingo, los 3286 del martes y los 2926 del lunes, único día por debajo de los 3000.

Según DeSantis el repunte de los casos viene producido por “el contacto comunitario entre los jóvenes y el aumento de las pruebas”. Para él, la región se encuentra en una posición “mucho mejor” que en marzo para afrontar “todo cuanto llegue”.

“Estamos teniendo más casos entre la población por debajo de los 40 años que no van a presentar prácticamente síntomas, pero debemos mantenernos vigilantes y recomendamos que las personas mayores de 65 limiten ese contacto directo con los más jóvenes”, reiteró.