Restaurantes de Miami-Dade que puedan servir alimentos al aire libre podrán permanecer abiertos
El nuevo cierre de restaurantes en Miami-Dade permitirá permanecer abiertos a aquellos que puedan dar servicio al aire libre
Carlos Gimenez

El alcalde de Miami-Dade, Carlos Gimenez, decidió relajar su orden de nuevo cierre de pequeños negocios ante el repunte casos de coronavirus en su condado y toda la Florida, al permitir que los restaurantes que puedan servir alimentos al aire libre permanezcan abiertos.

Según especificó Gimenez desde su cuenta de Twitter, la nueva orden de emergencia que firmaría para cerrar los restaurantes que ofrecen su servicio en interiores permitiría que aquellos que puedan hacerlo al aire libre, cuando sea posible, permanezcan abiertos.

“Animo a todas las ciudades a trabajar con operadores para ayudar a expandir los asientos exteriores siempre que sea posible”, escribió el alcalde, al tiempo que enfatizó que se continuará permitiendo el servicio de comida para llevar y entrega a domicilio.

El lunes, dado que Miami-Dade es el condado de peor situación epidemiológica en la Florida, Gimenez anunció la cancelación de la reapertura de restaurantes, gimnasios y otros negocios por temor a que el rebrote de coronavirus en el estado del sol haga colapsar los hospitales, como temen varios expertos.

“Con el porcentaje de casos positivos de la COVID-19 creciendo y un repunte en las hospitalizaciones en el condado de Miami-Dade, sigo revirtiendo las aperturas de negocios”, informó en el alcalde, también desde su cuenta de Twitter.

Su orden de reversa en la reapertura afecta a los restaurantes con servicio en interiores y espacios cerrados, gimnasios y otros tipos de pequeños negocios.

La medida no ha gozado de un amplio consenso. El alcalde de Miami Lakes, Manny Cid, protestó contra ella, por considerar que no tiene en cuenta a los propietarios y trabajadores de pequeños negocios, quienes en definitiva son los que más “sufren la mayoría de estos cierres”.

“Deberíamos centrarnos en la aplicación, la educación y el cumplimiento de las directrices de los CDC (Centros de Prevención y Control de Enfermedades). Los restaurantes y otros negocios han gastado mucho dinero en cumplir y operar a un 50 por ciento de capacidad”, comentó Cid.

En un mensaje publicado en sus redes sociales, ponderó que este último cierre “tiene el potencial de destruir muchas pequeñas empresas”. Por ello, instó “encarecidamente” a Gimenez a reconsiderar su orden.

Los casos de la enfermedad provocada por la cepa de coronavirus SARS- CoV-2 continúan aumentando en la Florida. Este martes las autoridades sanitarias reportaron más de 7 000 nuevos casos y 63 fallecimientos. Mami-Dade rebasó los 50 000 casos, cifra que le consolida como el epicentro de la epidemia en el estado.