COVID-19: cierran nuevamente restaurantes en Miami-Dade, las playas pueden ser lo próximo
El alcalde del condado Miami-Dade, Carlos Giménez, dio marcha atrás este lunes a la reapertura de restaurantes, gimnasios y otros negocios por temor a que el pico de nuevos contagios de coronavirus haga colapsar los hospitales
Personas con mascarillas sanitarias caminado por un condado de Florida durante desescalada. Foto: EFE

El alcalde del condado Miami-Dade, Carlos Giménez, dio marcha atrás este lunes a la reapertura de restaurantes, gimnasios y otros negocios por temor a que el pico de nuevos contagios de coronavirus en la Florida haga colapsar los hospitales.

“Con el porcentaje de casos positivos de la COVID-19 creciendo y un repunte en las hospitalizaciones en el condado de Miami-Dade, sigo revirtiendo las aperturas de negocios”, informó en un tuit el alcalde del condado Carlos Giménez.

“Esto afectará a los restaurantes (excepto para el servicio de comida para llevar y entrega), gimnasios y más”, confirmó en una publicación en la red social, al tiempo que compartió un comunicado oficial.

“Estoy firmando una orden de emergencia que cerrará restaurantes (excepto para comida para llevar y servicios de entrega), junto con salones de baile, salas para banquetes, lugares para fiestas, gimnasios y alquileres a corto plazo”, explicó Giménez en la página oficial del gobierno local.

Los cierres entrarán en vigor el miércoles 8 de julio del 2020. “Queremos asegurarnos de que nuestros hospitales sigan teniendo la dotación de personal necesaria para salvar vidas”, aseguró el alcalde, quien no descartó nuevas medidas próximamente.

“Las playas estarán abiertas el martes 7 de julio de 2020, pero, si vemos hacinamiento y gente que no sigue las reglas de salud pública, me veré obligado a cerrar las playas de nuevo”, aseveró el funcionario público.


“En este momento, planeo mantener abiertas varias actividades al aire libre, incluyendo piscinas de condominios y hoteles con estrictas reglas de distanciamiento social y máscaras, así como campamentos de verano y guarderías infantiles con estrictos límites de capacidad, que requieren máscaras y distanciamiento social de al menos 6 pies”.

El comunicado informa que los edificios de oficinas, las tiendas minoristas y los servicios de aseo permanecerán abiertos por ahora. El toque de queda de 10 p.m. a 6 a.m. en todo el condado permanecerá en vigor con excepciones para los trabajadores esenciales y para las personas que tienen una obligación religiosa.

El sábado el condado de Miami-Dade reportó un récord de 2,418 nuevos casos de COVID-19,  cuando el estado estableció un nuevo récord con 11,458 nuevos casos en un día.

Miami-Dade confirmó 1.981 casos nuevos el lunes y ocho muertes de residentes como resultado de la COVID-19. El condado tiene la mayoría de los casos (48,992) y muertes (1,051) por la COVID-19 en el estado de la Florida.