Playas y restaurantes de los Cayos de la Florida reabren para residentes locales

Desde este lunes 4 de mayo, las playas, locales comerciales y restaurantes de Cayo Hueso y demás sitios turísticos del condado de Monroe reabrieron para los residentes locales.
Cayo Hueso
 

Reproduce este artículo

Desde este lunes 4 de mayo, las playas, locales comerciales y restaurantes de Cayo Hueso (Key West) y demás sitios turísticos del condado de Monroe reabrieron para los residentes locales, informaron varios medios de comunicación.

No obstante, los turistas aún no podrán acceder a la zona, cerrada desde el pasado 20 de marzo para evitar la propagación del nuevo coronavirus. La medida se inscribe en la primera fase del plan de reapertura de la Florida anunciado la semana pasada por el gobernador del estado, Ron DeSantis, y que no incluye a los condados de Miami-Dade, Broward y Palm Beach, focos de la pandemia en Florida.  

Los restaurantes e instalaciones comerciales que abrieron desde este lunes "deben operar con un 25% de su capacidad", dijo DeSantis.

No obstante, los restaurantes al aire libre podrán operar en toda su capacidad, si las mesas tienen seis pies de distancia entre una y otra, precisó el canal de noticias Univisión 23. Sin embargo, los bares y hoteles deben permanecer cerrados en la primera fase de reapertura.

Para evitar el acceso de personas no residentes en el condado de Monroe, las autoridades locales ubicaron puntos de control en las carreteras y en el aeropuerto de Key West y Marathon Florida Keys.

A finales de abril, el condado de Monroe informó que no se permitiría la entrada de visitantes al menos hasta junio, de acuerdo con un comunicado oficial difundido por los medios de comunicación.

"El condado de Monroe comprende que ha habido un debate comunitario sobre las fechas de apertura de las instalaciones de alojamiento y atracciones, pero debido a la continua amenaza de la COVID-19 en áreas fuera del condado de Monroe, no se permitirá que los visitantes ingresen a los cayos de Florida durante todo mayo, y potencialmente durante más tiempo dado el estado del virus", aseguró el condado en un comunicado de prensa.

 

Según la misma fuente, el punto de control de visitantes que se ha mantenido desde el 22 de marzo "ha sido beneficioso para mantener plana la curva de contagios en los cayos de Florida".

Hasta el momento, Monroe ha informado 80 casos de COVID-19 y tres muertes como resultado del virus.

"Lo último que queremos hacer es abrir las puertas y luego tener un resurgimiento del coronavirus", dijo la alcaldesa del condado, Heather Carruthers, al canal Local 10 News en abril.

Las autoridades de Monroe también pretenden "asegurarse de que se cumplan los puntos de referencia para la contención del virus en un área geográfica más amplia (incluidos los condados de Miami-Dade, Broward y Palm Beach)" antes de reabrir el alojamiento y eliminar los puntos de control para ingresar a los Cayos.

"De ninguna manera será un chasquido de dedos y todo volverá a la normalidad", dijo Carruthers.