Cayos de la Florida prohibirán la entrada de visitantes al menos hasta junio
El condado de Monroe, al que pertenecen los cayos de la Florida, informó este viernes que no se permitirá la entrada de visitantes al menos hasta junio.
Cayos de la Florida
 

Reproduce este artículo

El condado de Monroe, al que pertenecen los cayos de la Florida, informó este viernes que no se permitirá la entrada de visitantes al menos hasta junio, de acuerdo con un comunicado oficial difundido por los medios de comunicación.

"El condado de Monroe comprende que ha habido un debate comunitario sobre las fechas de apertura de las instalaciones de alojamiento y atracciones, pero debido a la continua amenaza de la COVID-19 en áreas fuera del condado de Monroe, no se permitirá que los visitantes ingresen a los cayos de Florida durante todo mayo, y potencialmente durante más tiempo dado el estado del virus", aseguró el condado en un comunicado de prensa.

Según la misma fuente, el punto de control de visitantes que se ha mantenido desde el 22 de marzo "ha sido beneficioso para mantener plana la curva de contagios en los cayos de Florida".

Hasta el momento, Monroe ha informado 76 casos de COVID-19 y tres muertes como resultado del virus.

"Lo último que queremos hacer es abrir las puertas y luego tener un resurgimiento del coronavirus", dijo la alcaldesa del condado, Heather Carruthers, al canal Local 10 News a principios de esta semana.

No obstante, los Cayos han estado discutiendo la relajación de algunas restricciones para sus residentes que permitirían el paso a una "nueva normalidad".

Las autoridades de Monroe también pretenden "asegurarse de que se cumplan los puntos de referencia para la contención del virus en un área geográfica más amplia (incluidos los condados de Miami-Dade, Broward y Palm Beach)" antes de reabrir el alojamiento y eliminar los puntos de control para ingresar a los Cayos.

"De ninguna manera será un chasquido de dedos y todo volverá a la normalidad", dijo Carruthers.

 

Este viernes los contagios confirmados de coronavirus superaron los 30.000 casos en la Florida, luego de reportarse más de 1.000 nuevas infecciones en el último día (jueves) y 60 fallecimientos adicionales. Tales cifras significan un repunte luego de cinco días consecutivos en los que se registraron menos de 900 casos diarios, y dos días después de que el gobernador Ron DeSantis dijera que la curva se había aplanado.

A las 5:00 de la tarde de este viernes el Departamento de Salud de Florida informaba que ya habían muerto 1.012 personas por la COVID-19.

El sur de Florida se mantiene como el centro de la pandemia en el estado, donde los números de muertos y de casos confirmados se incrementan rápidamente todos los días. Solo Miami-Dade tiene 10.701 casos (278 fallecidos) y Broward 4.570 (157 muertes). Los dos condados son los que tienen mayor número de personas infectadas en el estado.