MSI de Miami realiza iniciativa “Flores y Soles por UNPACU”

Exiliados cubanos radicados en Miami realizaron la iniciativa “Flores y Soles por la UNPACU”, en apoyo a los activistas de la Unión Patriótica de Cuba que permanecen en huelga de hambre y a la joven periodista Karla Pérez, desterrada de la isla
 

Reproduce este artículo

Exiliados cubanos radicados en Miami realizaron este sábado 27 de marzo de 2021 la iniciativa “Flores y Soles por la UNPACU”, en apoyo a los activistas de la Unión Patriótica de Cuba que permanecen en huelga de hambre y a la joven periodista Karla Pérez, a quien el régimen prohibió entrar a la isla.

En un campo de girasoles, los migrantes a favor de la democracia en la isla e integrantes del Movimiento San Isidro (MSI) en Miami, colocaron imágenes de algunos de los opositores que desde diferentes provincias continúan en huelga ante el cerco policial y las constantes agresiones de la policía política contra la UNPACU y su labor humanitaria.

Los exiliados compartieron además, la lectura del poema “Dos Patrias tengo yo: Cuba y la noche” de Reinaldo Arenas, novelista, dramaturgo y poeta cubano conocido por su frontal oposición a la dictadura castrista.  

“Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche,
sumidas ambas en un solo abismo.
Cuba o la noche (porque son lo mismo)
me otorgan siempre el mismo reproche:

"En el extranjero, de espectros fantoche,
hasta tu propio espanto es un espejismo,
rueda extraviada de un extraño coche
que se precipita en un cataclismo

donde respirar es en sí un derroche,
el sol no se enciende y sería cinismo
que el tiempo vivieras para la hermosura".

Si ésa es la patria (la patria, la noche)
que nos han legado siglos de egoísmo,
yo otra patria espero, la de mi locura.


 (Nueva York, 1986)

Los activistas a favor de los derechos humanos en la isla, entre girasoles -símbolo utilizado por la UNPACU y Cuba Decide para promover la libertad de la isla- también compartieron canciones y escribieron mensajes para los huelguistas, 53 en el país y 10 que se sumaron desde otras naciones.

El apoyo a la huelga de hambre iniciada por miembros  de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) hace hoy una semana, continúa creciendo pese a amenazas, advertencias y acciones represivas del régimen, cuyo cerco policial, razón por el cual los opositores decidieron tomar este camino extremo.

Solidaridad con huelguistas de UNPACU

 

El músico cubano Luis Alberto Mariño, residente en Argentina aseguró: “Me declaro en huelga de hambre de 72 horas en solidaridad con los activistas de la Unpacu”.

“Debemos dar más solidaridad y visibilidad. ¡Son decenas de cubanos en peligro! Basta ya de abuso la dictadura cubana debe dejar el acoso a la Unpacu, expresó también en Twitter el violinista y compositor.

Así respondía a una iniciativa de otra cubana, Deborah Bruguera quien propuso una “huelga de hambre de 72 horas” en el exilio, para apoyar al opositor José Daniel Ferrer y los más de 60 activistas y aliados de la Unpacu que hasta este viernes protestan de esta manera por la represión continua del castrismo contra esa organización.

Deborah, residente en Italia y hermana de la artista cubana Tania Bruguera, publicó en su perfil en Facebook la idea, que le parece pertinente para mostrar al gobierno cubano que “si tocan a uno tocan a todos”.

Continuó señalando que “huelguistas que denuncian la violencia política YA EXISTEN desde hace unos días y ninguno perteneciente a ese movimiento. No son pocos así que propongo tomarles la palabra y que entremos TODOS al menos por 72 horas de huelga, todos”.

“Nunca lo hice antes por problemas de salud; que persisten, pero ya es hora que pongamos todos el cuerpo y saquemos a la luz el tratamiento que reciben los que piensan diferente...”, propuso.

Este viernes, Deborah indicó que entra en huelga de hambre, por primera vez en su vida: “Siento que estoy haciendo lo correcto, aunque me haya encontrado algunos detractores (…) Mi hermana cuando le dije que iba a hacer una huelga de hambre me dijo que estaba muy preocupada pues sabía de la posibilidad concreta de las consecuencias negativas debido a mi estado de salud (…) mi respuesta fue que mi dolor en el pecho (…) es perenne desde que ella pisó la isla en marzo del año pasado, aunque esta sensación es más antigua”.

Otros activistas o cubanos solidarios con Unpacu, se han declarado en huelga de hambre. Según la última actualización de la lista publicada por la profesora y luchadora por la democracia Omara Ruiz Urquiola, en la protesta de Unpacu participan cubanos exiliados en Suiza (Dayvis Tamayo Hodelin, Eduardo Naranjo Áreas y Ronny Fontaine Soto), Estados Unidos (Wilberto Parada Milán, Katherine Mojena Hernández y Alfredo Pérez), Colombia (Carlos Miguel Mateos Rosaenz) y Brasil (Alfredo Acosta Sánchez).

Huelga por cerco policial y agresiones a UNPACU

 

El opositor y ex prisionero político cubano, José Daniel Ferrer, informó el pasado sábado 20 de marzo a través de sus redes sociales que inició una huelga de hambre, junto a otros activistas de Cuba Decide y el Partido del Pueblo, “en protesta por el incremento de la represión contra ellos y las personas vulnerables que atienden en la sede nacional de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu)", en la provincia de Santiago de Cuba.

En declaraciones a ADN Cuba, Ferrer señaló que ante las agresiones contra activistas, contra su familia y las personas que viven en extrema pobreza y atienden en la Unpacu, decidieron declararse en huelga de hambre cuatro personas: la doctora Nelva Ismarays Ortega, Ebert Hidalgo y su hijo Ebert Luis quien fue brutalmente golpeado por cuatro sicarios de la dictadura y multado arbitrariamente, y él.

“Este es al recurso extremo al que acudimos para llamar la atención del mundo y vean lo que sucede aquí en Altamira (Santiago de Cuba) en la sede de la Unpacu: golpean niños, golpean y detienen mujeres, le prohíben el paso a más de doscientas personas para que no obtengan los alimentos o medicinas, tiran piedras a la casa, organizan actos de repudio; gritos, ofensas, ataques de todo tipo. Molestan, acosan, persiguen a los vendedores de la zona y no les permiten que compremos sus productos, les dicen que van a ser multados y les van a intervenir sus negocios…”, explicó Ferrer.