Cubanos en Suiza se declaran en huelga en solidaridad con UNPACU

Este miércoles, el líder de UNPACU, José Daniel Ferrer, anunció que ya sumaban unas 49 personas dispuestas a no ingerir alimentos hasta obligar al régimen a cesar el acoso contra la organización opositora.
 

Reproduce este artículo

El expreso político cubano, refugiado en Suiza, Eduardo Naranjo, se encuentra en huelga de hambre desde este 24 de marzo frente a la sede de la ONU en Ginebra, en solidaridad con la protesta del mismo tipo que realiza la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU).

Naranjo cuenta con el apoyo de un grupo de cubanos y miembros de la organización suiza Asociación Democracia para Cuba (ADC), explicó en un comunicado que llegó a nuestra redacción.

A través de esta plataforma, él y otros opositores en la nación alpina piden a la Unión Europea que interceda a favor de la UNPACU ante el gobierno cubano y le exija el fin del hostigamiento contra la organización, que ya dura más de un mes.

El comunicado recuerda que La Habana es miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU y resulta inaceptable que un Estado parte de esa dependencia de Naciones Unidas viole constantemente los derechos de sus ciudadanos.

Dayvis Tamayo Hodelin, otra activista de UNPACU residente en Suiza, también se solidarizó con la organización opositora y dijo que no levantaría su huelga de hambre hasta que la dictadura desmonte el cerco policial contra Ferrer y los suyos.

Este miércoles, el líder opositor José Daniel Ferrer anunció que ya sumaban unas 49 personas dispuestas a no ingerir alimentos, dos de ellas residentes fuera de Cuba.

También aseguró que los huelguistas sitiados en el reparto Altamira, provincia Santiago de Cuba, padecen molestias estomacales, náuseas y dolores de cabeza, pero ninguno piensa deponer la huelga.

Ferrer espera que más personas se sumen a esta iniciativa, que pide al régimen cubano cesar el acoso contra UNPACU por realizar su labor humanitaria: donar alimentos y medicinas a personas necesitadas de Santiago de Cuba.

Al opositor, víctima de arrestos y golpizas, lo critican por utilizar este método de protestas, estéril para algunos. La víspera, en comunicación con nuestro medio, dijo lo siguiente: “agradezco a los amigos que están muy preocupados por nuestra salud, pero no estoy de acuerdo con quienes dicen que con huelga de hambre no se resuelve nada”.

“La historia demuestra que se puede conseguir mucho. Con lo que sí no se consigue nada es con la inacción, con el miedo...”, afirmó Ferrer mediante un tuit, en el que incluyó fotos de otros huelguistas, como el indio Mahatma Gandhi, y el disidente cubano Guillermo “Coco” Fariñas.

La huelga de hambre “es el recurso extremo al que acudimos para que el mundo vea lo que sucede en Altamira: golpean niños, prohíben el paso a más de doscientas personas para que no obtengan los alimentos o medicinas, tiran piedras a la casa, organizan actos de repudio. Molestan, acosan, persiguen a los vendedores de la zona y no les permiten que compremos sus productos, les dicen que van a ser multados y les van a intervenir sus negocios”, explicó Ferrer.

Desde hace un mes, la UNPACU denuncia un aumento de la represión contra sus integrantes luego de que comenzara con su iniciativa de ayuda a la población pobre, quienes reciben, gratis, alimentos y mascarillas contra el coronavirus.

Actualmente la principal área de acción de la organización es el oriente cubano, donde tiene una amplia red de colaboradores que apoyan a personas necesitadas, lo que les ha valido el respaldo de la población en una de las zonas más pobres de Cuba.