María Elvira Salazar denuncia allanamiento de la sede de UNPACU

Este viernes, la policía política del castrismo se ensañó con la Unión Patriótica de Cuba, al allanar su sede —la casa de Ferrer— y hacer un acto de repudio cerca del lugar. Estas acciones se suman a otras que ocurrieron durante la semana.
María Elvira Salazar
 

Reproduce este artículo

La congresista cubanoamericana María Elvira Salazar denunció este 26 de febrero el asalto a la vivienda del líder opositor cubano José Daniel Ferrer.

“Denuncio este acto cobarde, patético y cruel de la dictadura castrista contra los defensores de Derechos Humanos en Cuba. ¡José Daniel Ferrer es todo un patriota y me uno a sus reclamos por la libertad y la democracia!”, declaró Salazar en Twitter.


Este viernes, la policía política del castrismo se ensañó con la Unión Patriótica de Cuba, al allanar su sede —la casa de Ferrer— y hacer un acto de repudio cerca del lugar. Estas acciones se suman a otras que ocurrieron durante la semana.

Luego del asalto a la morada de Ferrer y su familia, ubicada en el reparto Altamira, de la provincia Santiago de Cuba, una multitud convocada por el régimen cubano organizó un acto de repudio en Carretera del Morro, entre Trocha y Calle 3 de Veguita de Galo.

El día 24 agentes del castrismo agredieron a su coordinador general, José Daniel Ferrer, mientras daba alimentos a personas en situación de pobreza en la provincia. Ferrer se encontraba transmitiendo en vivo sobre los preparativos en la sede cuando ocurrieron los hechos.

Según contó, fueron unos supuestos vendedores ambulantes de ajos quienes lo agredieron, pero él dice que son agentes enviados por el régimen cubano. Acto seguido, decenas de personas del barrio salieron a defenderlo y gritaban “abajo la dictadura”.

Ese mismo día, la Seguridad del Estado, junto a un agente de la policía, agredió al activista de la organización Daineris Moya García y otra persona que lo acompañaba.  

Moya García, quien pudo transmitir en vivo por Facebook, mostró cómo los represores llegaron en una moto privada y lo primero que ordenó el agente de la Seguridad del Estado fue arrebatarle el teléfono de las manos.

Desde hace un mes, la UNPACU denuncia un aumento de la represión contra sus integrantes luego de que llevara a cabo una iniciativa de ayuda a la población: ofrecer alimento a las personas necesitadas en el municipio cabecera de Santiago de Cuba.

Actualmente su principal área de acción es el oriente cubano, donde la UNPACU tiene una amplia red de colaboradores que apoyan a personas necesitadas, lo que les ha valido el respaldo de la población en una de las zonas más pobres de Cuba.

La policía política del régimen detiene, intimida y golpea cuando le place a los miembros de la organización, que denuncian constantemente estos actos de acoso y violencia física.