Mario Díaz-Balart: Misiones cubanas no merecen el Nobel
El congresista de origen cubano también hizo referencia a la escasez de artículos de primera necesidad que existe en Cuba
Mario Díaz-Balart: Misiones cubanas no merecen el Nobel
 

Reproduce este artículo

El congresista de la Florida, Mario Díaz-Balart, expresó este jueves que las misiones cubanas no merecen el Nobel de la Paz como algunos proponen, sino que el mundo reconozca que es tráfico de personas.

Así manifestó el político republicano durante una videoconferencia organizada por Victims of Communism Memorial Foundation y moderada por Carlos Ponce.

Díaz-Balart aportó datos sobre el programa Mais Médicos de Brasil, que fue cancelado luego de la llegada al poder del mandatario Jair Bolsonaro.

De acuerdo con este, en dicho programa el régimen de La Habana solo pagaba el 25% de los salarios a sus galenos, quedándose con el 75%.

"Los médicos cubanos no están siendo tratados con respeto básico. Estamos trabajando con congresistas para que entiendan que esto es tráfico de personas y enriquece al régimen cubano", agregó.

El congresista de origen cubano también hizo referencia a la escasez de artículos de primera necesidad que existe en Cuba.

"Los cubanos de a pie no tienen acceso a un buen sistema de salud. Tampoco a suministros de higiene básico como jabón (...) Uno de los países más ricos del Caribe se ha convertido en uno de los más pobres", sentenció.

Este miércoles, los senadores de la Florida, Rick Scott y Marco Rubio, presentaron un proyecto de ley para cortar las ganancias que recibe el régimen cubano a costa de los médicos enviados a misiones por el mundo.

La ley titulada "Cut Profits to the Cuban Regime Act", requerirá al Departamento de Estado de EEUU publicar la lista de países que tienen contrato con el régimen cubano para su programa de “misiones médicas”.

Adicionalmente proponen que el Departamento de Estado considere esto como un factor en la clasificación del país en el reporte anual de Trata de Personas (TIP, por sus siglas en inglés).  

La “solidaridad médica” es una de las principales fuentes de ingreso del régimen cubano. En 2018, único año del cual se tienen cifras de esta actividad, generó ingresos de seis mil 400 millones de dólares, muy por encima del turismo.

Dicha renta de profesionales a gobiernos extranjeros aporta a Cuba más de $10 mil millones. Cerca de 50 mil médicos cubanos colaboran en más de 60 países. El régimen se queda entre el 70 y 90% del salario. Solamente en Brasil Cuba lucró $ 360 millones cada año entre 2013 y 2018.

Además de tener que entregar como mínimo las tres cuartas partes de sus salarios, los profesionales de la salud cubanos enviados a misiones en el exterior son sometidos a una fuerte vigilancia y restricción de libertades fundamentales.

Los médicos que rompen con la misión son castigados por 8 años sin permitirles regresar a Cuba.

Estas condiciones han sido denunciadas por organizaciones defensoras de derechos humanos y la ONU ha advertido que podrían constituir formas de "trabajo forzoso" y “esclavitud moderna”.