Doctor Pupo al llegar a EEUU: “estoy como si hubiese nacido de nuevo”

Según el médico reprimido en Cuba por sus ideas políticas y opiniones en redes sociales, nunca tuvo en sus planes abandonar la isla, donde quedan su hija, su abuela y su padre
Dr. Pupo en EEUU: "como si hubiese nacido"
 

Reproduce este artículo

El médico cubano Alexander Raúl Pupo Casas dijo estar “como si hubiese nacido de nuevo” tras llegar a Miami, en los Estados Unidos, huyendo de la represión del régimen comunista en la isla.

La travesía a través de 14 países de Latinoamérica, durante más de dos meses, concluyó el sábado pasado. “Aterrizamos en el aeropuerto de Miami y me dije, caramba, estoy como si hubiese nacido de nuevo, en un mundo totalmente distinto al que estoy acostumbrado a ver”, confesó el doctor Pupo a Radio Televisión Martí.

Según el profesional de la salud, perseguido en Cuba por sus ideas políticas y opiniones en redes sociales, nunca tuvo en sus planes abandonar la isla, donde quedan su hija, su abuela y su padre.

“Salí prácticamente obligado, porque no tenía planes de vivir fuera de Cuba, ni cuando me gradué de la carrera quise salir de misión (…) quería hacerme especialista y dar salud en la isla”, declaró. En 2020 fue expulsado de la especialidad de Neurología por su oposición pública al régimen.

“Uno no sabe lo mal que está Cuba hasta que no pisa otro país... El desarrollo, los niños en las escuelas, el trato, incluso, cuando eres migrante. Ver cómo las personas pueden manifestarse, porque nos tocó ver una manifestación estudiantil en Medellín, Colombia, otro mundo”.

En cambio, en Cuba es frecuente el acoso de la Seguridad del Estado a personas que piensan fuera de la doctrina oficial, como el doctor Pupo, que asegura que un oficial de la policía política le informó "que yo tenía una orden de linchamiento por parte del pueblo si salía a la calle”.

Pupo agregó en la entrevista citada que el Ministerio del Interior (Minint) trató de reclutarlo para colaborar con ellos, “y cuando vieron que había fracasado, los agentes trataron de bajarme la autoestima, y tampoco funcionó. Entonces es cuando pasan a las amenazas personales de golpizas, a la familia y a las amistades”.

El joven médico salió de Cuba el 8 de mayo de 2022. “Cuando puse pie en Jamaica me dije, ya sé que estoy fuera de peligro, porque incluso en el avión tenía miedo”, declaró a Radio Televisión Martí. De allí voló a Trinidad y Tobago, donde hizo una breve escala, y continuó a Guyana.

Desde ahí, la travesía fue irregular. Sintió la persecución en varios tramos, y sus temores se incrementaron cuando le robaron el celular. Tuvo la impresión de que lo estaban siguiendo por GPS. Trató entonces de pasar el menor tiempo posible en una misma localización.

Más tarde se unió al doctor Alexander Jesús Figueredo, también exiliado por sus posturas políticas, para emprender la travesía rumbo a los Estados Unidos, en un recorrido por Centroamérica lleno de peligros. “En ciertos momentos me sentía paranoico. Ya no sabía en quién confiar”, dijo Pupo Casas, que no se creyó seguro hasta llegar a Miami.

“Aquí les será más difícil dar conmigo [a los agentes del régimen], y por lo menos sé que estoy en un país que hay leyes que protegen a las personas que no piensan igual”, opina el médico.

Alexander Pupo tiene un documento parole y el día 26 de agosto debe comparecer ante un juez de Inmigración. Con el tiempo, piensa revalidar su título médico para ejercer la carrera que le impidió seguir el régimen cubano.

“Salir de Cuba solo significa una nueva etapa en la lucha, porque yo no sé perder, y no habré ganado hasta que no vea a Cuba libre”, concluyó el doctor.