Cubanos se reunirán en el Versailles de Miami para apoyar al Movimiento San Isidro
Eliécer Ávila convocó a cubanos en el exilio a reunirse en el restaurante Versailles en Miami para ofrecer apoyo al Movimiento San Isidro
Cubanos se reunirán en el Versailles de Miami para apoyar al Movimiento San Isidro
 

Reproduce este artículo

El activista político, Eliécer Ávila, presidente del movimiento opositor  cubano Somos Más (SOMOS+), convocó a través de sus redes sociales a reunirse este domingo 22 de noviembre (3:00 p.m.) en el restaurante Versailles de la ciudad de Miami, para ofrecer apoyo al Movimiento San Isidro.

Versailles (3555 SW 8th Street, Miami), será el punto de encuentro para que cubanos en el exilio ofrezcan su apoyo a un grupo de activistas, artistas y periodistas independientes que  están atrincherados exigiendo al régimen cubano la libertad del joven opositor y músico, Denis Solís.

En San Isidro se encuentran  actualmente haciendo huelga de hambre y sed: Luis Manuel Otero Alcántara (artista) y Maykel Osorbo (rapero); y en huelga de hambre: Esteban Rodríguez (activista), Iliana Hernández (periodista independiente), Oscar Casanella (científico y activista),  Osmani Pardo (activista) y Katherine Bísquet (poeta).

Los activistas convocaron a una jornada de protestas masivas este domingo en los parques centrales de las provincias o ciudades en las que residan cubanos.

Mediante un breve video en Instagram, uno de los líderes del movimiento, Luis Manuel Otero Alcántara, lanzó la convocatoria para lo que espera sea un precedente en la lucha por el cambio en Cuba.

“Convocamos mañana a las tres de la tarde a todos los cubanos de adentro y de fuera que asistan a una protesta masiva en toda Cuba en los parques centrales principales de todas las provincias. Aquí (en La Habana) sería en el Parque Central, donde está el monumento a Martí”, dijo el artista plástico.

 

Desde Florida, la reconocida periodista cubanoamericana María Elvira Salazarelegida para representar al Distrito 27 de Florida en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, llamó la atención sobre lo que sucede en la sede del Movimiento San Isidro (MSI), en La Habana Vieja, donde activistas pro derechos humanos están siendo “acosados, golpeados y encarcelados” por manifestarse pacíficamente contra las arbitrariedades del régimen de la isla.

“El régimen de Castro continúa su asalto contra activistas pacíficos pro derechos humanos en Cuba. Estos activistas están siendo acosados, golpeados y encarcelados simplemente por expresar una diferencia de opinión. Libertad para Denis Solís. Esto es socialismo. Esto es tiranía”, escribió la política republicana en su perfil oficial de Twitter.

Con su pronunciamiento, Salazar se suma así a una larga lista de políticos y activistas internacionales que han manifestado su solidaridad y apoyo con los 14 activistas atrincherados desde hace días en el número 955 de la calle Damas, sede del MSI, donde exigen la liberación del rapero contestatario Denis Solís, detenido arbitrariamente y encarcelado tras un juicio sumario bajo cargos fabricados y sin garantías legales.

El senador republicano Marco Rubio también denunció el encarcelamiento del joven opositor cubano.  “El rapero Denis Solís González, miembro del Movimiento San Isidro (MSI), sigue detenido arbitrariamente en #Cuba por ‘desacato’. El advocar por una Cuba Libre es considerado un crimen”, declaró el político de la Florida en Twitter.

Por su parte, el subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de EE.UU., Michael Kozak, abogó por la liberación del activista y músico contestatario, cuyo amañado proceso judicial –que incluyó su desaparición forzada–, ha provocado una protesta pacífica de sus compañeros del MSI.

“Denis Solís rapeó por una Cuba libre y el régimen de Castro lo condenó a 8 meses de prisión”, denunció Kozak en un tuit.

Además, añadió: “En este momento, la policía está acosando, incluido el uso de un agente químico, a los reunidos pacíficamente por la libertad de Denis. El régimen debe poner fin a este absoluto desprecio por los derechos humanos”.

Los plantados en San Isidro han manifestado su decisión de seguir así hasta tanto no sea liberado su compañero y el régimen atienda otros reclamos como el fin de la discriminación económica, patentada mediante la existencia de tiendas en divisas extranjeras a las que no acceden todos los cubanos, y el cese del atropello a los derechos humanos y las libertades políticas y civiles.