Congresistas indignados con Biden por planes de recortes a Radio Televisión Martí

Mario Díaz-Balart, Carlos Giménez y María Elvira Salazar rechazaron planes del gobierno de Biden para recortar fondos a Radio Televisión Martí, que transmite hacia Cuba
Congresistas critican a Biden por recorte a Radio TV Martí
 

Reproduce este artículo

Los congresistas de la Florida Mario Díaz-Balart, Carlos Giménez y María Elvira Salazar, rechazaron este miércoles planes del gobierno de Joe Biden para recortar fondos a Radio Televisión Martí, que transmite hacia Cuba para contrarrestar la censura del régimen comunista.

“Estamos indignados de que la Administración Biden esté trabajando para imponer más recortes a la Oficina de Transmisiones a Cuba (OCB, por sus siglas en inglés) en un momento en que el pueblo cubano lucha por la libertad y los presos políticos permanecen encarcelados”, afirmaron los representantes en una declaración.

El gobierno de Biden hará nuevos recortes presupuestarios a Radio y Televisión Martí, según los planes anunciados por la Agencia de Estados Unidos para los Medios Globales (Usagm, por sus siglas en inglés) y la Oficina de Administración de Personal (OPM, por sus siglas en inglés).

La Usagm notificó al Congreso que prevé evaluar e implementar una reducción de plantilla en las emisoras federales que transmiten a Cuba. De ser aprobada, sería el segundo recorte presupuestario a Radio y TV Martí desde la llegada de Biden a la Casa Blanca en enero de 2021, informó Diario Las Américas.

“Mientras la Administración Biden y la mayoría demócrata continúan presionando por aumentos sin precedentes e irresponsables en el gasto gubernamental casi en todos los ámbitos, también están recomendando despidos y recortes draconianos para una agencia de radiodifusión ya disminuida que apoya al pueblo cubano en su derecho a información externa e independiente”, expresaron los congresistas republicanos de la Florida.

Según Díaz-Balart, Giménez y Salazar, la decisión “es desastrosa” y los demócratas “deberían encontrar mayores soluciones y recursos para apoyar al pueblo cubano en sus aspiraciones democráticas, en lugar de buscar formas de aplastar a una agencia eficaz y pro libertad encargada de proporcionar información confiable al pueblo cubano”.

Afirmaron que “el gobierno del presidente Biden y la mayoría demócrata están tan cegadas por su ideología progresista de extrema izquierda que no se atreven a apoyar los derechos básicos del pueblo cubano. En cambio, eligen repetidamente alinearse con los opresores del Partido Comunista en Cuba”.

María Elvira Salazar cuestionó en Twitter que “primero Biden se niega a darle conectividad a Cuba con la Operación Starfall y ahora quiere quitarle fondos a Radio y Televisión Martí. ¿Por qué él sigue ayudando al régimen cubano, que reprime y censura al pueblo? ¡Qué vergüenza!”

A finales de marzo de 2021 el Observatorio Cubano de Derechos Humanos envió una carta al Congreso y el Senado de los Estados Unidos, pidiendo que continúen apoyando las trasmisiones de Radio y Televisión Martí hacia la isla.

En abril de 2021 el senador demócrata Bob Menéndez manifestó preocupación por el nombramiento de Sylvia Rosabal como directora de la OCB.

El presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado dijo que “si bien respeto las credenciales periodísticas de la Sra. Rosabal, no creo que sea la persona adecuada para dirigir la OCB. Me preocupa que sea más del punto de vista de conciliación con el régimen cubano que del de desafiar sus violaciones de derechos humanos y la negación de las libertades democráticas de su pueblo”.

“De igual manera, lucharé contra cualquier esfuerzo por socavar el rol que juegan Radio y TV Martí en hacer llegar información al pueblo cubano, dando acceso a quienes han sido amordazados y golpeados durante décadas simplemente por tratar de luchar por sus derechos básicos, por decir lo que piensan y difundir las horribles realidades del régimen cubano”, dijo Menéndez entonces.

Durante 35 años estos medios han dado cobertura al establecimiento de la Base Naval de Guantánamo, la crisis de los balseros, la escasez de alimentos en la isla, la existencia de barrios marginados, los abusos cometidos contra los opositores del régimen y las Damas de Blanco, entre otros temas que rompen con la censura establecida en Cuba.