Cuba está peor que en el Período Especial
En 1957, Cuba tenía 6 millones de reses para algo más de 6 millones de habitantes. Hoy somos 11 millones y las vacas apenas sobrepasan los 3 millones, según los datos poco creíbles del régimen
Cola en Cuba
 

Reproduce este artículo

La Oficina Nacional de Estadísticas e Información de Cuba (ONEI) tiene datos que corroboran la pobreza de la isla, responsabilidad exclusiva de la tiranía castrista.

Hoy Cuba está peor que en los años 90 cuando el tan sonado Período Especial. Y esto es alarmante. Si creemos en los datos, de seguro inflados, podremos darnos cuenta que en pleno 2020 Cuba está sumergida en la total decadencia.

En 61 años el decrecimiento económico del país es de un 65%. Tan solo comparar que, en 2018, el último año reflejado en la ONEI, el sacrificio de vacuno produjo más de 178 millones de kilogramos de carne y si esto es cierto, entonces tocaría 35 libras de carne por cada habitante. 

Pregunto: dónde se metieron esas 35 libras que le toca al cubano. Porque el Sobrino solo habló de subproductos para el pueblo y de su tripa encantada.

Pero resulta que la involución es tan abismal que en 1957 había una vaca por cada habitante. Eran 6 millones para 6,5 millones de cubanos; sin embargo, en el 2014 según los datos inflados de estos personajes, las cabezas de ganado eran de 4 millones mientras que en el 2018 descendió el número a 3 millones 808 mil.

Esto indica que ya una res por cabeza no es posible ni en sueños y que cada vez el cubano ha recibido menos carne de res, que no es noticia nueva. De hecho, los pocos que reciben algo de carne de res se quejan por el mal estado que usualmente tiene el producto.

Pero la cosa es tan alarmante que, en pleno Periodo Especial, por el año 1991, la cantidad de vacas que se mataron está por encima del año 2018. Es decir, 720 500 vacas (1991) versus 485 800 (2018). Con lo cual tocaban 70 libras de carne que nunca se vieron por cada persona en contraste a las 35 libras que tampoco llegaron al plato vacío del cubano en la actualidad.

Y si eso no fuera poco, ellos mismos afirman los problemas que tienen con el cuidado de las reses por falta de agua, falta de insecticidas para matar a los parásitos que aniquilan las vacas y, sorprendentemente, por la falta de terreno para criarlas. ¡Con tanta tierra ociosa que hay en Cuba, llanuras despobladas en las que cuesta trabajo ver una desnutrida vaca pastando, si es que pasto todavía queda!

Estos datos Sobrino no los puede dar porque estaría liquidado. Como tampoco dirá que la langosta no te la comes porque no les da la gana a ellos y no meter la gastada frase “los niños se quedan sin leche”.

La leche importada se adquiere a un valor de USD 2.96 el kilogramo y la langosta se queda corta. En el 2018 la langosta produjo USD 145 852, ¿qué se compra con esto? Y si le sumas a los otros ministerios entonces los 11 millones de cubano tuviesen un vaso de leche diario a menos que la tiranía es tan solidaria que compra leche para los niños desnutridos de África, Asia y América Latina. 

Otro punto interesante es que esos 1.6 millones diarios para el subsidio del pueblo en realidad son datos inflados. Si fuera cierto, ¿entonces por qué en sus informes en cuanto al Producto Interno Bruto (PIB) declaran que está en 8818 per cápita cuando según esos 1,6 millones diarios, lo que ustedes subsidian son USD 4.30 al mes y no los 734 que debería percibir cada cubano?

Y si están tan entusiasta con las exportaciones, ¿por qué no dicen que han decrecido en un 50% mientras que las importaciones superan varias veces las exportaciones, lo cual incrementa la deuda externa del país a números innombrables? 

En el 2011 las exportaciones ascendían a 5870 millones. Para el 2018 disminuyeron a 2370 millones. Sin embargo, el nivel de importación lo mantienen. Esto trae como consecuencia una balanza comercial negativa pero exponencial. Es como si ganaras 10 000 y gastaras 100 000: quiebra total. 

Esto es lo que pasa con Cuba. Por eso no compran, toman prestado y luego no pagan. Ya la deuda se ha incrementado en 300%.

Lo cierto es que el dinero no va dirigido a la población como se cansan de decir sin dar hechos ni argumentos. Lo perverso es que las tiendas siguen vendiendo productos cuyo margen comercial está entre el 240% al 300 %.

Lo real es que Cuba está dominada por un sistema decadente y corrupto porque nada llega para la población ni tan siquiera la tripa. Pueden seguir alardeando de justicia social y estado benefactor, sus mismas cifras los desmienten. Tengan algo de vergüenza y acaben este infierno en que han sometido a nuestro país. 

Escrito por Manuel Milanés

Manuel Milanés. Licenciado en Economía de la Universidad de la Habana. Empresario, Economista y Anticomunista.