"No se está aprovechando bien la tripa", asegura funcionario del régimen
"Vale acotar que una res puede generar alrededor de 30 metros de tripa natural aprovechable, hoy incluso se miden las potencialidades en kilómetros", dijo el burócrata a un medio oficialista
Recetas con tripas
 

Reproduce este artículo

No se aprovecha bien la tripa”, lamentó el director de la Empresa Cárnica de Granma, Roger Fernández, en una entrevista concedida a medios locales, donde además dijo que producir tripa a todo lo que da puede “ahorrarle al país en concepto de importaciones”.

Porque, puede creerlo o no, pero Cuba importaba tripa sintética para surtir las fábricas de embutidos y otros alimentos procesados. Mejor recurrir a las vísceras de cerdos, carneros y reses que salir en busca de lo ajeno en el mercado internacional, donde siempre está atento el imperio para bloquear el comercio cubano.

“Hoy, la alta dirección del país está llamado a explotar esta capacidad que Cuba no ha estado aprovechando, y termina cogiendo otros destinos que muchas veces desemboca en vertimientos de residuales líquidos o sólidos, que impactan negativamente en la contaminación del medio y el manto freático”, esclarece Fernández Bodaño.

En efecto: la producción de tripa ayudará a mantener limpio el medio ambiente.

Vale acotar que una res puede generar alrededor de 30 metros de tripa natural aprovechable, hoy incluso se miden las potencialidades en kilómetros. La tripa artificial le cuesta al país en torno a los 30 centavos el metro, en divisa dura (dólares); y desde el punto de vista tecnológico es inferior a la tripa natural.

No lo sabíamos, pero ya en Granma y Holguín estaban adelantados: a decir del directivo, son provincias que pueden hablar con cifras propias no de lo que van a hacer sino de lo que han hecho durante años en materia de utilización de la tripa natural.

“El mes pasado hicimos unas 26 toneladas de productos elaborados básicamente con tripa natural, dígase, perro caliente, morcilla, salchichón y chorizo, en ocasiones algunos volúmenes de Longaniza niquereña elaborada por la UEB de Niquero”, precisó el burócrata.

Para que nadie piense que tales ideas son delirios en tiempos de escasez, el diario agrega que en “varios mercados de España (Madrid, Barcelona, Tarragona, Saragoza), la meca mundial de la producción de embutidos, es normal que se comercialicen productos hechos en tripa natural, porque les da una distinción de calidad al producto”.

A lo mejor el embutido de tripa natural es una gran cosa. La pregunta es, conociendo el nivel de eficiencia del régimen cubano, ¿el hombre de a pie verá el embutido de tripa natural en su dieta diaria? Ya todos conocemos de antemano la respuesta.