Increíble: en Camagüey dejan morir de hambre y de sed casi 30 000 vacas
Allí donde el comunismo se asienta, hace como las plagas de langosta: todo lo devora y no deja nada a su paso. Camagüey era la provincia con más cabezas de ganado en Cuba
Ganado moribundo y desnutrido
 

Reproduce este artículo

Podría parecer el colmo de las torpezas y la inhumanidad, pero así fue: hasta julio las autoridades de Camagüey, la provincia con más cabezas de ganado en Cuba, dejaron morir 29 400 vacas, la mayoría por desnutrición.

El deterioro de la masa es una alarma constante en la provincia. Esa cifra supera en 4000 muertes a las reportadas en todo 2019, aunque le periódico local Adelante no dice exactamente cuántas fueron.

Para que se tenga una idea, si un animal deja de beber agua por 24 horas pierde el 10 % de su masa corporal y en 72 horas está en situación de depauperación. No hay comida para los animales. Solo el 9 % de las unidades dedicadas a cría bobina cumplen con los requisitos de bioseguridad. El resto padece de alta infestación de marabú en los potreros y signos de sequía.

Pero el desastre no termina aquí. La provincia debe más de 13 millones de litros de leche. Alarma que luego de dos años (2018 y 2019) de récords productivos con más de 90 millones de litros, en el presente a todo exprimir las ubres podrán aproximarse a los 75 millones, de un compromiso inicial de 88 millones 691 200.

“Sin un buen manejo del ganado ni atención a la reproducción no puede haber producción. Como el efecto dominó: si la vaca tiene hambre y sed no cae en celo, no se reproduce y no hay leche. Por otro lado, en el caso que viva su ciclo estral y no se le detecte a tiempo para inseminarla o someterla a la monta, tampoco habrá nacimiento, ni leche”, asegura Adelante.

Los indicadores de eficiencia muestran muchas deudas. Por ejemplo, de las 161 449 vacas en reproducción, se ordeñan 74 995 (46 %) y del total de hembras (vacas y novillas) en capacidad de reproducción solo está en el programa de inseminación artificial el 34 %.

En el sector campesino, el cual posee el 80 % de los animales, se insemina nada más el 23 %; el resto, con monta libre, en muchos casos con ejemplares sin buenas condiciones genéticas.

Pero Camagüey no es el púnico territorio que sufre una situación de este tipo, aunque llame más la atención por ser el de mayor masa ganadera. En junio, el régimen impuso en Las Tunas un total de 355 multas por la muerte de reses en estado de desnutrición.

Según reportó el periódico oficialista Tiempo 21, además se realizaron cerca de cinco mil inspecciones a bases productivas y productores individuales, más de 1800 propietarios de ganado fueron apercibidos y se clausuraron varias unidades por deficiencias graves en la nutrición de los animales.

El estatal Periódico 26 reseñó la crítica situación en que se encuentra el ganado mayor en esa provincia, 2954 reses han muerto por desnutrición en los últimos meses.

Para “mitigar en alguna medida” las deficiencias productivas también fomentan la cría de especies que se reproducen en menos tiempo, como los conejos, “así como la acuicultura, en la que incursionan empresas que tienen espejos de agua, con la introducción de 30 millones de larvas de diferentes especies”, aseguró el funcionario estatal al oficialista Guerrillero, de Pinar del Río.