"Una falta de respeto": cubana protesta por demora en entrega de tarjeta MLC
Las nuevas tarjetas en divisas continúan causando molestias entre los cubanos
Es una falta de respeto": cubana protesta por ineficiencia en la entrega de tarjetas MLC
 

Reproduce este artículo

La creación de las nuevas tiendas en moneda libremente convertible (MLC) obliga a los cubanos a tener una tarjeta bancaria que opere en divisas, pues de lo contrario no pueden acceder a los productos que solo en esos establecimiento se comercializan, a pesar de que en el país no circula ninguna moneda extranjera, y los salarios son en pesos cubanos o convertibles.

A la par de las nuevas tiendas, el régimen habilitó en sus bancos la emisión de tarjetas MLC que permite a los cubanos ingresar las divisas que tengan en su poder.

Este 21 de septiembre el periódico oficialista Juventud Rebelde dio acuse de recibo a una carta enviada a su redacción por una cubana que protesta por ineficiencia en la entrega de tarjetas MLC.

Se trata de Maritza Pozo Coya, quien exige "más calidad y agilidad en los servicios bancarios cubanos, a partir de una experiencia fatídica, que nada tiene que ver con recursos ni carencias, y sí con factores subjetivos", escribió el mencionado medio en un artículo publicado en su página web.

Maritza, quien es vecina en Diego Velázquez 256, Reparto Zamorana, en la ciudad de Santiago de Cuba, explica en su carta que el pasado mes de agosto logró habilitarse en el Banco Popular de Ahorro (BPA) una tarjeta en moneda libremente convertible, la cual le fue entregada inmediatamente, "pero sin el pin".

Agrega que debido a esto le dieron el número telefónico 80200272, para que llamara en los días siguientes con vistas a que le entregaran el pin, no impreso.

El problema está, según relata, en que "cada vez que llamo sale una contestadora y me dice que no es posible atenderme en ese momento. La primera vez lo hice a través del móvil y perdí tres CUC, a pesar de no haberme podido comunicar. Probé por el fijo y sale la misma grabación diciendo lo mismo".

Añade Maritza que luego de esto se dirigió al BPA "y una compañera me dijo que no era la única con ese problema, que ya varias personas habían ido a plantear esa situación, y que realmente ella no sabía qué hacer".

"Si el Banco me entrega una tarjeta ¿por qué no entregan en ese momento el famoso pin y dejan al usuario desprotegido? ¿De qué me sirve tenerla si no puedo usarla? Creo que esto es una falta de respeto, y tienen que darle solución", concluye.