Matrícula estatal de auto de Katapulk evidencia nexos con el régimen, alegan cubanos en redes

Fotos de un auto con matrícula estatal y el identificativo de Katapulk son vistas en las redes por varios cubanos como una muestra de los nexos de la tienda online con el régimen
Foto: Facebook/Camila Acosta
 

Reproduce este artículo

Fotos de un auto con matrícula estatal y el identificativo de la tienda online Katapulk, propiedad del cubanoamericano Hugo Cancio, son una muestra de los nexos de esta empresa con el régimen de la isla, según alegan varios cubanos en las redes sociales, en medio de las críticas a la tienda por su más reciente comercial, promocionando la venta en línea a altos precios de productos escasos en Cuba.

“Katapulk, negocio ‘privado’ del cubanoamericano Hugo Cancio, el mismo que dirige la revista OnCuba. Sin embargo, el auto tiene chapa estatal. Estos son los nuevos ‘emprendedores vitrina’ de la dictadura, una versión o extensión de sí misma. Este es el rostro del cambio-fraude”, escribió en Facebook este viernes la periodista independiente Camila Acosta.

Su post contiene una imagen del auto con matrícula B231605, que refiere es de propiedad estatal, a pesar de tener los identificativos de Katapulk en su parte trasera y laterales.

Días antes, el director del medio independiente YucaByte, Norges Rodríguez, había compartido en Twitter imágenes del mismo auto y mostró que no era el único caso de vehículos de propiedad estatal dando servicios a tiendas online que se presentan ante el mundo como emprendimientos libres del control del régimen.

“También Supermarket23 tiene automóviles similares en La Habana y con chapa estatal”, escribió Rodríguez junto a imágenes que mostraban la veracidad de su afirmación.

Según comentó un internauta cubano en ese momento a la publicación de Rodríguez, cualquier persona jurídica o natural de Cuba puede arrendar un carro a la empresa propietaria de vehículos, que es de control estatal, como puede ser el caso de los que prestan servicio a Katapulk y Supermarket23.

Sin embargo, el hecho de que supuestos emprendimientos privados beneficien económicamente al régimen es visto por cubanos simpatizantes del cambio político en la isla como un apoyo a la permanencia del actual orden, su represión y sus violaciones a las libertades y derechos ciudadanos.

“Recuerden que en Cuba mueren personas porque no hay ambulancias suficientes, que el régimen culpa al embargo de EUA y que el dueño de Katapulk financió la fiesta del 4 de julio de la Embajada de Estados Unidos en Cuba. Si tienes un familiar en Cuba (y si además está en enfermo), no olvides nada de eso”, escribió Rodríguez en otro tuit, contrastando la disponibilidad de vehículos para la venta a pocos cubanos con la falta de otros para servicios fundamentales necesitados por los cubanos.

Katapulk se ha visto envuelto en una gran polémica esta semana por un comercial en el que aparece la actriz Tahimí Alvariño promocionando sus servicios.

Activistas y comunicadores criticaron el lanzamiento de la promoción en un contexto de agudas carencias para la mayor parte de los cubanos que viven en la isla.

Con sede en EE.UU., Katapulk es una plataforma en línea que pertenece al empresario Hugo Cancio, defensor del acercamiento de la Casa Blanca al régimen cubano. Cancio también es propietario de la plataforma de comunicación OnCuba y posee otras inversiones en el país caribeño.

Katapulk tiene presencia en varias provincias de Cuba. Vende alimentos y productos de aseo a precios elevados que pagan los cubanos en el extranjero para sus familiares en la isla, quienes padecen una de las crisis económicas más graves de las últimas décadas.

Recomendaciones

 

Relacionados