QvaPay: ¿emprendimiento independiente o testaferros del régimen?

Martha Bueno advirtió sobre la presencia en Miami durante Bitcoin 2022 del emprendedor Erich García Cruz, cuya plataforma QvaPay, según Bueno, ayuda a “oprimir más a los cubanos”
 

Reproduce este artículo

Martha Bueno, corredora de bienes raíces y activista de las criptomonedas, advirtió este lunes sobre la presencia en Miami durante la próxima conferencia Bitcoin 2022, del emprendedor Erich García Cruz, cuya plataforma QvaPay es calificada por Bueno como una herramienta del régimen comunista que ayuda a “oprimir más a los cubanos”.

“Es doloroso que hayan invitado aquí a la capital de la diáspora cubana a una persona del gobierno cubano”, afirmó Bueno, candidata al Comisionado Miami-Dade por el Distrito 10, en entrevista con ADN Cuba.

Erich García Cruz es un emprendedor residente en la isla y youtuber especializado en tecnologías, que señala al embargo de Estados Unidos como el principal obstáculo para el desarrollo en el país gobernado por los comunistas. En un video de redes sociales reconoce que durante varios años trabajó como “suboficial de Informática y Cifras” del Ministerio del Interior, donde lo prepararon en ciberseguridad y encriptar mensajes de inteligencia, aunque no dio más detalles “porque es secreto de Estado”.

Entre sus emprendimientos están la web de comercio electrónico Bachecubano y BitRemesas. Según la entrada sobre Erich García Cruz en la enciclopedia oficial cubana Ecured, en noviembre de 2020 Bachecubano se convirtió en el primer creador de contenido “independiente” en trabajar con el monopolio estatal de las telecomunicaciones Etecsa.

Actualmente García Cruz se promociona como CEO de la pasarela de pagos QvaPay, que “ofrece, gracias a la blockchain interna y el uso de criptomonedas, la posibilidad de recibir pagos, cobrar servicios, pagar productos y comerciar a nivel internacional, incluso desde Cuba”.

El controversial emprendedor estará entre los oradores en la conferencia Bitcoin 2022, que reunirá en Miami, entre el 6 y 9 de abril, a personalidades, emprendedores y aficionados a las criptomonedas. La invitación al cubano ha generado polémica y Martha Bueno es una de sus principales críticas en redes sociales.

“Todo cubano que vive allí o conserva familia en la isla, entiende que una persona por su cuenta no puede tener un negocio y mucho menos de este estilo. Esto es parte del gobierno. (…) Darle una plataforma a este señor aquí no lo puedo entender. Creo, honestamente, que quienes organizan esta conferencia no tienen idea de quién es”, dijo Bueno en conversación con ADN Cuba.

Quien fuera vicepresidenta del partido Libertario de Miami es una entusiasta de las criptomonedas para empoderar a los ciudadanos fuera del control del Estado. “He visto lo que ha logrado en Venezuela, que la gente pueda ahorrar su dinero al margen del gobierno y creo que es el futuro para Cuba”, explica.

Pero lo que ofrece Erich García Cruz, según Bueno, no es una vía “segura” ni ventajosa para el individuo dentro de la isla. “Lo que hace este sistema es que, cuando uno pasa el bitcoin a QvaPay no le llega al cubano. Lo que recibe es una tarjeta digital con una cantidad en moneda libremente convertible (MLC) en una tarjeta Visa”.

Continúa diciendo que “entonces no le estás pasando el bitcoin al cubano, sino a QvaPay (por extensión al gobierno cubano) que se van a quedar con un dinero legítimo (…) El gobierno cubano se está quedando con la moneda”.

Martha Bueno también denunció en Twitter: “Entiendo que los organizadores [de Bitcoin 2022] no sabían quién era este hombre, pero con solo mirar el producto que está vendiendo es bastante obvio que esto no es de lo que se trata la comunidad. La billetera que está promoviendo oprimirá aún más a los cubanos (...) Ni siquiera podrán guardar sus monedas bitcoin”.

Con las tarjetas MLC los ciudadanos solo pueden acceder a tiendas del gobierno o a plataformas digitales propiedad de aliados, que ofrecen artículos y productos inaccesibles para quienes en la isla dependen del salario en pesos cubanos para vivir.

“Los gobiernos siempre tratan de buscar una manera de poder ganar, y en este caso de QvaPay ellos se están quedando con la moneda que tiene más valor, y entregan algo de mucho menos valor. Y no es que te están dando efectivo, te están entregando una tarjeta que tiene un valor montado encima”, dijo Bueno a ADN Cuba.

Añade que “no hay privacidad. Obviamente el gobierno sabe quién lo está recibiendo y la cantidad. Esto es muy peligroso, sobre todo cuando viene un Código Penal cuyo artículo 143 está diciendo que los cubanos no podrán recibir ayuda independiente, es ilegal y va a ser penado. ¿Cómo te va a liberar el bitcoin si tiene que pasar por el gobierno?

Martha Bueno califica de “insólito” que legitimen a QvaPay a través de Bitcoin 2022. Cuestiona que, mientras continúan más de 700 personas presas en relación con las protestas del 11 y 12 de julio pasado, “cómo es posible que estemos dando al régimen esta tarima. Un cubano regular no puede tomar un avión y venir a Miami a dar una conferencia, pero Erich García, que supuestamente no es del régimen, sí puede hacerlo”, advierte.

En septiembre de 2021 entró en vigor la Resolución 215/2021 del Banco Central de Cuba (BCC), que regula el uso de criptoactivos para transacciones de carácter comercial en y desde la isla, además de la “concesión de licencias asociadas a operaciones financieras, cambiarias y de cobranzas o pagos”, informó la prensa estatal.

Ramón Labañino Salazar, uno de los cinco espías cubanos condenados en Estados Unidos por infiltrarse y formar la Red Avispa, celebró por esos días el uso de criptomonedas. El agente de inteligencia, nombrado vicepresidente de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba es calificado por medios oficialistas como “estudioso del tema”.

En declaraciones a medios oficiales Labañino destacó el auge de este mercado en el orbe. Sobre Cuba dijo que ya existe empleo de criptomonedas “especialmente en negocios privados y en no pocas operaciones financiero-comerciales entre personas naturales, incluyendo el envío de remesas desde el exterior a familiares y amigos, como una vía de burlar el bloqueo de Estados Unidos”.