"Rodarán cabezas": miembros de las FAR tras explosiones en Holguín
Los militares se acobardaron y evacuaron unas 2500 personas, pues pensaban que las consecuencias serían catastróficas, declararon a nuestra redacción fuentes bajo condición de anonimato
Evacuación y columnas de humo

Los militares cubanos siguen el estilo del régimen en todo: misterio, silencio y correteos tras bambalinas. Dos miembros de las FAR consultados por ADN Cuba bajo condición de anonimato explicaron que la investigación tras la explosión en Holguín se está “manejando de manera muy cerrada”.

Al parecer, no se cumplieron los protocolos con los proyectiles vencidos que causaron la explosión en un túnel ubicado en el Consejo Popular La Púa, del municipio de Gibara. “Se acobardaron todos y empezaron a sacar a toda la gente porque se esperaba que las consecuencias fueran catastróficas”, dijo una de las fuentes, familiarizada con el depósito de armamento.


“Eso es un túnel de concentración de armamentos debajo de una montaña, los proyectiles estaban muy viejos”, explicó. Otra fuente aseguró que hay dos personas de alto rango bajo investigación. Al preguntar si se valoraba la posibilidad de que fue intencional o una negligencia, la fuente dijo: “rodarán cabezas”, pero que todo se está manejando de forma muy hermética.

A diferencia de lo que se había dicho en un primer momento, no fueron 1000, sino unas 2500 personas las que fueron evacuadas. El accidente no ocasionó pérdidas de vidas humanas, según la nota divulgada por el régimen. También se indicó en el comunicado que una comisión del Minfar investiga las causas de las explosiones.

Las explosiones ocurrieron a las primeras horas del 7 de julio y se reportaron evacuados de zonas como La Púa y Monte Oscuro entre otras.

Los  vecinos de la localidad fueron los primeros en dar su versión de los hechos en las redes sociales en la que afirmaron la existencia de heridos y la presencia en la unidad de un alto equipamiento militar. En la región de Velazco, situada a más de 10 kilómetros del lugar, los vecinos alertaron sobre la presencia de nubes de humo procedentes de la instalación militar de las FAR.

Según informó a ADN Cuba un colaborador habitual, aún este sábado el camino al lugar permanece cerrado, sin que las autoridades hayan ofrecido a los pobladores de las comunidades aledañas nuevos datos.

Tags