Régimen cubano y UE a punto de ratificar acuerdo en medio de ola represiva
Washington y la oposición cubana tratan de hacer ver a Bruselas que la represión creció en la isla y que La Habana no respeta los derechos humanos
La UE levanta el veto a La Habana
 

Reproduce este artículo

La Unión Europea (UE) y Cuba están a punto de firmar el acuerdo de cooperación mutua en plena ofensiva de Estados Unidos y de los opositores cubanos, que piden su suspensión por las reiteradas “violaciones de los derechos humanos”.

Washington y la oposición cubana centran sus esfuerzos en Lituania. Esta antigua república soviética a orillas del mar Báltico es el único país de la UE que aún no ratificó el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación que confirmó el deshielo con La Habana.

Sin embargo, desde la aplicación provisional del acuerdo el 1 de noviembre de 2017, “la situación política y de derechos humanos empeoró dramáticamente”, estimó el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, en una carta al primer ministro lituano.

A días de que el Parlamento lituano, el Seimas, inicie el período de sesiones en el que se espera la votación, Pompeo pidió a Vilna “seguir sin ratificar” el pacto para apoyar “la esperanza de libertad, democracia y (...) los derechos humanos” en la isla.

Washington se suma así a la presión ejercida por los opositores cubanos en las últimas semanas, quienes han multiplicado los viajes tanto a Bruselas como a Vilna para lograr la suspensión de un acuerdo que, a su juicio, da oxígeno al régimen comunista.

“El acuerdo no condiciona la cooperación ni el comercio con el régimen a que respete los derechos humanos ni la democracia”, dijo la promotora de Cuba Decide, la activista Rosa María Payá, tras una reciente visita a las capitales de Lituania y de Bélgica.


Los casos de represión más recientes y conocidos a nivel internacional son los del artista Luis Manuel Otero Alcántara y el líder opositor José Daniel Ferrer, el primero, en espera de juicio; el segundo, en espera de sentencia. Para ambos la fiscalía pide varios años de cárcel, en procesos judiciales que incumplen las normas mínimas del derecho.

Otero Alcántara fue encarcelado por el régimen el 1 de marzo cuando se dirigía a participar en una besada convocada para protestar contra la homofobia del Instituto Cubano de Radio y Televisión, que censuró la escena de un beso gay en la película Love Simon.

Desde entonces permanece en prisión provisional en espera de un juicio sumario por el supuesto delito de “ultraje a los símbolos patrios”, y otro abreviado por el supuesto delito de “daño a la propiedad”.


José Daniel Ferrer, de 49 años, que pasó casi ocho en prisión como parte de los 75 disidentes encarcelados en la “Primavera Negra” de 2003, fue encarcelado el pasado mes de octubre de 2019 y su familia casi no ha podido verlo.

Su juicio tuvo lugar el 26 de febrero a puerta cerrada en la ciudad de Santiago de Cuba. Según dijo un testigo presencial a la emisora Radio Martí, con sede en Miami, las deliberaciones duraron 13 horas.

La condena a Ferrer, basada en la petición fiscal de 9 años de cárcel por los cargos de lesiones y privación de libertad, queda pendiente de ratificación, aseguró a Radio Martí Ada Ibis Ladrón de Guevara, quien logró acceder a la sala.