Récord en Cuba: 550 casos de COVID-19 en un día
La Habana y Santiago de Cuba acumulan casi 300 infecciones este 13 de enero. Además de dos fallecidos y más de 10 personas en estado crítico o grave.
Coronavirus en Cuba
 

Reproduce este artículo

Cuba rompió nuevamente su récord de casos diarios al registrar 550 contagios al cierre de ayer 12 de enero. Según informaciones oficiales 468 enfermos son casos autóctonos y hubo tres fallecidos.

En los últimos días el país caribeño ha impuesto varios récords, lo que confirma que esta es la peor racha de la pandemia en la Isla. Ayer, por ejemplo, se registraron 487.

El lunes las autoridades sanitarias comunicaron que ya el país arribó a los 15 000 casos confirmados desde la detección del coronavirus en marzo del 2020.

En el parte emitido este 13 de enero por el Ministerio de Salud Pública (Minsap) destaca la dispersión de la enfermedad por casi todas las provincias del país. La Habana reportó 126 casos y Santiago de Cuba, 154. Otros territorios informan sobre 40 y hasta 50 enfermos.

En medio del repunte de la enfermedad, las autoridades anunciaron severas medidas de control, que incluyen multas, toques de queda, y el regreso de varias provincias a etapas anteriores de recuperación.

Uno de los ejemplos es Guantánamo donde desde ayer lunes se suspendieron las clases en las escuelas de la ciudad, así como en siete escuelas del municipio Niceto Pérez.

Las autoridades del gobierno en esa provincia decidieron también paralizar el transporte público y estatal para impedir la propagación del coronavirus.

Por la misma razón, La Habana retrocedió a la fase de “transmisión autóctona limitadadel coronavirus. Según el viceprimer ministro, Roberto Morales Ojeda, el promedio de casos diarios en ese territorio fue de 83 la semana anterior.

Otras tres en la tercera fase de la recuperación: Pinar del Río, Cienfuegos y Camagüey; una en la fase dos: Guantánamo, con probabilidades de que su situación epidemiológica empeore; y cinco en la fase uno: Artemisa, Mayabeque, Matanzas, Villa Clara y Santiago de Cuba.

El régimen insiste en culpar a los cubanos emigrados y a los nacionales que viajan como mulas al extranjero. Con la reapertura de las terminales aéreas internacionales y la llegada de viajeros foráneos, luego del 15 de noviembre, las estadísticas de la enfermedad se han disparado.

Durán García anunció que el 80 por ciento de los casos de COVID-19 de las semanas anteriores en el país se deben a violaciones del protocolo sanitario establecido para los viajeros y sus familiares.

Una de las medidas para contener el avance de la enfermedad fue la restricción de vuelos provenientes de destinos como Estados Unidos, Panamá, México, Haití y República Dominicana.

La cúpula del régimen, según lo reseñado por Cubadebate, estudia otras medidas de cierre para intentar frenar el coronavirus en Cuba, relacionadas con el transporte, el comercio y los servicios, que serán informadas en las próximas horas, para intentar frenar el fuerte rebrote “que se ha extendido a toda la nación”.