La Habana retrocede a fase de “transmisión autóctona” del coronavirus
Además de paralizar el curso escolar, el régimen anunciará en próximas horas otras medidas de cierre relacionadas con transporte, comercio y servicios
Una auto utilizado como Ambulancia en La Habana, durante pandemia. Foto: ADN Cuba
 

Reproduce este artículo

La provincia de La Habana retrocedió a la fase de “transmisión autóctona limitada” del coronavirus, al contabilizar un promedio de 83 casos por día en la semana anterior, y en las últimas dos jornadas, más de un centenar, informó el viceprimer ministro del régimen, Roberto Morales Ojeda.

En una reunión con la presencia, entre otros dirigentes de la cúpula castrista, del mandatario Miguel Díaz-Canel, se informó que el país suma 34 municipios en esa condición, que implica implementar medidas más rigurosas, entre ellas la paralización del curso escolar a partir del jueves, para que los alumnos puedan asistir este miércoles a las escuelas y recibir orientaciones y recoger sus libros.

Esos municipios son: Alquízar, Guanajay, Bauta, Güines, San Nicolás de Bari, Madruga, Santa Cruz del Norte, Plaza de la Revolución, Centro Habana, Habana del Este, Habana Vieja, Cerro, La Lisa, Boyeros, Diez de Octubre, Guanabacoa, Marianao, San Miguel del Padrón, Playa, Regla, Arroyo Naranjo, Cotorro, Matanzas, Ciénaga de Zapata, Perico, Los Arabos, Pedro Betancourt, Cárdenas, Santa Clara, Sagua la Grande, Santiago de Cuba, Palma Soriano, Niceto Pérez y Guantánamo.

Díaz-Canel insistió en responsabilizar de la ola de COVID-19 “a los viajeros procedentes del exterior que han contagiado a sus familiares y amistades”, reseñó Cubadebate. “Ahora lo que corresponde es cortar rápido la transmisión y aislar”, ordenó.

Este martes, el Ministerio de Salud Pública del régimen (Minsap) reportó 487 nuevos casos, distribuidos en todas sus provincias, con lo cual se mantienen 3057 casos activos.

El vice premier Morales Ojeda dijo que la provincia de Matanzas recula a la fase uno de la recuperación al tener una tasa de incidencia de 52,65 casos por cada 100 mil habitantes en las últimas dos semanas. La provincia de Camagüey cambia a la fase tres, pues su tasa crece a 17 casos por cada 100 000 habitantes. Asimismo, la provincia de Santiago de Cuba entra en fase uno, al reportar también un incremento de su tasa a 36,72 casos por cada 100 000 habitantes.

En el país quedan solo cinco provincias en la etapa de “nueva normalidad”: Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Las Tunas, Holguín y Granma, además del municipio especial Isla de la Juventud; tres en la tercera fase de la recuperación: Pinar del Río, Cienfuegos y Camagüey; una en la fase dos: Guantánamo, con probabilidades de que su situación epidemiológica empeore; y cinco en la fase uno: Artemisa, Mayabeque, Matanzas, Villa Clara y Santiago de Cuba.

Acerca del impacto de la epidemia en los centros de estudio, la ministra de Educación, Ena Elsa Velázquez Cobiella precisó que hasta este martes había 115 planteles cerrados en diez provincias, a solicitud de los propios territorios, aun cuando negó que hasta el momento se haya “generado contagios dentro de las instituciones”.

Velázquez precisó que hay 60 mil 693 estudiantes y 9 mil 012 trabajadores aislados. Aseguró que “se ha sido muy riguroso”, con la indicación de que no pueden asistir a las escuelas si están enfermos o si son contacto de algún viajero o caso confirmado, reportó el medio de propaganda Cubadebate.

La funcionaria castrista señaló que se tiene una propuesta de cómo se continuará a partir de la semana que viene, el curso en esos 34 municipios, con la utilización del Canal Habana y del Canal Educativo para teleclases.

También “se hará un análisis” con los círculos infantiles, aunque afirmó que no se cerrarán todos ante la necesidad de atender a los niños “de los trabajadores que pertenecen a sectores vitales como la Salud, la FAR [Fuerzas Armadas], el Minint [Ministerio del Interior] y otros que precisan que esas instituciones se mantengan abiertas”.

La cúpula del régimen, según lo reseñado por Cubadebate, estudia otras medidas de cierre para intentar frenar el coronavirus en Cuba, relacionadas con el transporte, el comercio y los servicios, que serán informadas en las próximas horas, para intentar frenar el fuerte rebrote “que se ha extendido a toda la nación”.

El ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda, explicó en la reunión que, al cierre de la primera semana de enero, el promedio de casos por día ascendió a 280; en diciembre esa cifra era de 118,6. En esas primeras siete jornadas de enero, el promedio de casos importados por día también había aumentado a 77,5; en diciembre era 57,5.

Los mayores niveles de transmisión, corroboró, están La Habana, Matanzas, Santiago de Cuba, Guantánamo y Villa Clara.