Vox pide que España condene dictadura en Cuba y prisión de Ferrer

A propósito de la ola represiva de las últimas semanas en la isla, y tras el confinamiento en prisión del líder de la Unión Patriótica de Cuba, Vox registró una pregunta en el Congreso para que el gobierno de Sánchez se pronuncie sobre estas violaciones de derechos humanos
Miembros de Vox en marcha contra la dictadura cubana. Foto: EFE
 

Reproduce este artículo

El partido Vox continúa ejerciendo presión para que el gobierno de España, en manos del socialista Pedro Sánchez, se pronuncie sobre el régimen comunista de Cuba, a pesar de que sus ministros se han negado a calificar a La Habana de “dictadura”.

A propósito de la ola represiva de las últimas semanas en la isla, y tras el confinamiento en prisión del líder de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), José Daniel Ferrer, Vox registró una pregunta en el Congreso para que el gobierno de Sánchez se pronuncie sobre estas violaciones de derechos humanos.

El diario Libertad Digital informó que el texto presentado por el partido de Santiago Abascal, denuncia que Ferrer “deberá cumplir en prisión cuatro años y 14 días por supuestamente haber incumplido los requisitos de limitación de libertad establecidos en una sanción impuesta previamente en 2020. Ello, tras su detención por la participación en las manifestaciones históricas del 11 de julio en la isla caribeña”.

Vox emplazó al Ejecutivo español con la siguiente pregunta: ¿podría indicar si el Gobierno va a exigir a las autoridades cubanas la liberación inmediata tanto del líder de la Unión Patriótica de Cuba (…), como de los ciudadanos cubanos que han sido procesados en 'juicios sumarísimos' por su participación en las históricas manifestaciones del 11 de julio?

La pregunta registrada en el Congreso está firmada por el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, la secretaria general del grupo, Macarena Olona, y los diputados de la Comisión de Exteriores del grupo, Víctor González Coello, Víctor Sánchez del Real, Agustín Rosety y Emilio Jesús del Valle Rodríguez, informó Libertad Digital.

Con esta iniciativa, la organización política presidida por Abascal intenta forzar al gobierno después de haberle criticado en numerosas ocasiones por la política exterior que mantienen Pedro Sánchez y sus ministros de “complacencia con Cuba y Venezuela”, aseguran en Vox, según el medio citado.

En julio, la vicepresidenta del Ejecutivo, Nadia Calviño, esquivó condenar al castrismo y justificó su negativa a emplear el término “dictadura” en que “no es bueno etiquetar”.

Vox también ha señalado que esta postura pro régimen de La Habana se extiende a la Unión Europea, por mediación del Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, miembro prominente del Partido Socialista Obrero Español, la misma organización política del presidente Pedro Sánchez.

Además de Vox, otros partidos españoles son frontales en la denuncia del régimen comunista. El eurodiputado José Ramón Bauzá, de Ciudadanos, envió este 18 de agosto una carta a Borrell pidiéndole que exija al castrismo la liberación del opositor José Daniel Ferrer.

“La condena a cuatro años de prisión a Ferrer es un atropello que la Unión Europea no puede consentir. Acabo de exigir a Josep Borre que intervenga para su liberación inmediata y decida de una vez con quién está: o con la dictadura o con los demócratas. Elija”, escribió el parlamentario en Twitter.

A inicios de agosto, Antonio González Terol, vicesecretario de Política Territorial del Partido Popular (PP) criticó la actitud de Pedro Sánchez con los regímenes de Cuba y Venezuela.

González Terol se pronunció en un acto celebrado en Jerez de la Frontera en apoyo a los ciudadanos latinoamericanos de países que se encuentran sometidos a regímenes y dictaduras “de izquierda”, informó el Diario de Jerez.

El vicesecretario del PP señaló que “Cuba y Venezuela son dictaduras y Pedro Sánchez tiene la obligación de ayudar a que se instaure allí la democracia”, no alinearse con comunistas “que hablan de aquello como si no fuera una anomalía democrática simplemente por aguantar unos pocos meses, o años más, al frente del Palacio de La Moncloa”.