Murillo felicita al pueblo, cubanos le dicen hipócrita

El funcionario del régimen acudió a Twitter para felicitar al pueblo de la isla por el nuevo año y el aniversario 62 del triunfo de la revolución cubana, pero varios usuarios no correspondieron su euforia y optimismo
Marino Murillo
 

Reproduce este artículo

A Marino Murillo, jefe de la Comisión de Implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido Comunista de Cuba y rostro más visible de la Tarea Ordenamiento, no le está yendo nada bien en redes sociales este fin de año.

El funcionario del régimen, llamado “zar de la economía cubana” por ser el ideólogo más reconocido de las tibias reformas económicas de Cuba durante poco más de una década, acudió a Twitter para felicitar al pueblo de la isla por el nuevo año y el aniversario 62 del triunfo de la revolución cubana.

“Muchas #Felicidades a todo nuestro pueblo por el Nuevo Año 2021 y por los 62 Aniversarios del Triunfo de la Revolución. Seguiremos luchando y venciendo ¡Viva Cuba!”, escribió en la referida red social, donde varios internautas cubanos, residentes dentro y fuera del país, no han correspondido su euforia y optimismo, tachándolo de “hipócrita”, “bufón” y “abusador”.  

“¿Seguimos? ¿Desde qué trinchera luchas tú? Reordenándole la pobreza a tus paisanos ¿Cómo vas a pasar esta noche? ¿Qué comerás? ¿Lo que le repartiste a la gente en la bodega? Eres un hipócrita”, espetó a Murillo el usuario identificado como Carlos F. Torres, mientras que otro sugirió al cuadro partidista “aflojar más los precios de la corriente”, porque lo rebajado por el régimen de la tarifa eléctrica, tras el disgusto que causó su elevación, no es suficiente.

Murillo, dada sus responsabilidades formales, es quien ha debido dar la cara ante los medios oficialistas para detallar las medidas que conforman la llamada Tarea Ordenamiento, bajo la cual se conduce el proceso de unificación monetaria y cambiaria en la isla.

Muchas de esas medidas, como la elevación de las tarifas de servicios básicos (agua, luz, teléfono y gas licuado) y de los precios de medicamentos y trámites, han generado inconformidad ciudadana por cuanto suponen montos que rebasan los aumentos salariales anunciados por el régimen.

Si bien en Cuba el salario no ha constituido la principal fuente de ingresos de muchas familias durante años, y para muchos el ordenamiento será más de lo mismo con denominaciones monetarias de más cifras o dígitos, las medidas provocan más incertidumbre de la habitual por la crisis de oferta que atraviesa el país y el discriminatorio proceso de dolarización de la economía emprendido por el régimen, supuestamente de manera temporal.