Convocan a protesta frente a la embajada del régimen cubano en Madrid
La comunidad cubana en España ha estado particularmente activa en su apoyo a los huelguistas acuartelados en Damas 955. Convocan para mañana a una manifestación frente a la embajada del régimen en Madrid
Protesta en apoyo a San Isidro en Madrid
 

Reproduce este artículo

Cubanos residentes en España convocaron a una manifestación mañana viernes 27 de noviembre frente a la embajada de Cuba en Madrid en apoyo al Movimiento San Isidro, se supo hoy por informaciones divulgadas en redes sociales.

“¡Atención mis hermanos de España! ¡Mañana se hará una Manifestación frente a la Embajada del régimen castrista en Madrid! ¡Lleva tu bandera de España, de Cuba, de la Unión Europea y de la causa que defiendas! ¡Apoyemos a los Valientes!”, reza la publicación del activista Félix Llerena.

La comunidad cubana en España ha estado particularmente activa en su apoyo a los huelguistas acuartelados en Damas 955, en La Habana Vieja. El 24 de noviembre varios acudieron en la tarde al Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación en son de protesta con carteles que decían “No los dejes solos, no los dejen morir”.

Ese mismo día, más de una decena se plantaron este martes en Barcelona, en las afueras del Museo de Arte Contemporáneo (Macba) para apoyar a los atrincherados del Movimiento San Isidro que resisten hace una semana.


La acción inició a las 3 de la tarde (hora de España) cuando levantaron un cartel para acompañar a sus compañeros que protestan pacíficamente en la capital cubana por el injusto encarcelamiento del músico contestatario Denis Solís, también miembro del MSI.

"¡Fuerza! San Isidro", reza dicho cartel de aproximadamente dos metros de longitud, que también pide la libertad de Solís. Posteriormente, realizaron grafitis sobre el tema.

El lunes la mayor parte de ellos también estuvieron protestando ante el Congreso español para que tomara cartas en el asunto, pero la mayoría parlamentaria del PSOE y Podemos bloqueó la moción de censura contra el régimen cubano por el acoso contra los activistas propuesta por partidos de oposición.

No obstante, el parlamento europeo expresó este jueves su preocupación por el estado de salud de los huelguistas.

Las protestas del Movimiento San Isidro iniciaron cuando el joven músico Denis Solís González fue condenado a ocho meses de prisión por ‘desacato’, tras ser detenido violentamente el 9 de noviembre de 2020, en las calles Habana y Paula, a unas cuadras de su casa, y le realizaron un juicio sumario dos días después.

Desde el 16 de noviembre en la sede del MSI, La Habana, 15 personas lograron ingresar y allí tenían planeado quedarse para leer poesía y realizar performances, bailes, a favor de la liberación de su compañero.

Desde su llegada, la calle se cerró en un operativo de decenas de policías y agentes de la Seguridad del Estado, que evitaban el ingreso de más disidentes al lugar. Dos días después, el 18 de noviembre, los sitiadores cortaron también el suministro de alimentos que una vecina, Daylys Bandera Rodríguez, intentaba llevar hasta la sede del MSI. Le robaron la comida y el dinero, denunció.

Ante el intento de rendirlos por hambre, nueve de los atrincherados anunciaban el inicio de la huelga; tres de ellos, de hambre y de sed. A la fecha quedan seis personas haciendo huelga.

La salud de dos de ellos, Luis Manuel Otero Alcántara y Maykel Castillo, se deteriora a ojos vistas, según reportes de médicos que los atendieron. El primero tuvo que deponer ayer la huelga de sed para salvar su vida y poder continuar la protesta.

Los miembros del MSI sostienen que la presión internacional es indispensable para lograr la liberación del músico contestatario Denis Solís, principal reclamo de los manifestantes. Solicitan sobre todo la presión de organizaciones como la Comisión de Derechos Humanos de la ONU y la Unión Europea.

Hasta el momento organizaciones internacionales se han pronunciado contra estos actos, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH); Artículo 19; Human Rights Watch, Cubalex y otros.