Multan a cubano por decir en público "tengo hambre"

Pasar días sin comer lo suficiente se ha vuelto algo común en Cuba. Ahora, decirlo en público se convirtió en delito. "Trabaja y enflaquece en silencio", parece ser el mensaje subliminal del gobierno cubano.
Ángel-Represión
 

Reproduce este artículo

Ángel Granado Santiesteban es un cubano trabajador, pobre y negro, que se gana la vida chapeando jardines para, mal que bien, llevar algo de comida al estómago.

El domingo 28 de marzo, mientras realizaba su faena en el municipio Melena del Sur, provincia Mayabeque, dijo lo que muchos cubanos piensan: “Tengo hambre, no hay nada que comer, debí haber muerto”. Entonces cayó sobre él la desgracia.

“Alguien”, probablemente un cederista destacado, lo escuchó decir aquella “afrenta a la Revolución” y lo delató a la Policía Nacional Revolucionaria. Casi al momento llegó hasta el lugar una patrulla y le impuso… 2000 pesos de multa.

Es mucho dinero para un simple cortador de césped, pero aún peor si se tienen en cuenta que Granado, como cualquier humano, tiene derecho a decir lo que piensa, pero es un derecho refrendado por la Constitución cubana y que el sistema político no cumple.

El cubano Kelvis Labañino, que compartió la noticia en redes sociales, calificó de “isla cárcel” a Cuba y dijo que estos sucesos, tanto como las protestas del Movimiento San Isidro y la Unión Patriótica de Cuba, muestran la cara oculta del país que esconden los medios oficiales.

Cada día, aparecen denuncias similares a esta, pequeñas violaciones, ejercicios cotidianos de opresión, que constituyen el día a día de los cubanos, acorralados por el miedo y la depauperación económica del país.

Un informe sobre el estado de la libertad de expresión en el mundo advierte que varios países de Latinoamérica, entre ellos Cuba, Venezuela y Nicaragua, han experimentado un descenso notable en la libertad de expresión en los últimos diez años.

Por ejemplo, este mes, el comunicador independiente Yeris Curbelo Aguilera, de Palenque Visión, recibió una multa de 3000 pesos por grabar la protesta de un cuentapropista frente a la estación policial de Caimanera y por denunciar públicamente los atropellos de los que fue víctima por parte de un uniformado para evitar que filmara lo que estaba ocurriendo.

Curbelo Aguilera fue detenido el 12 de marzo en Caimanera, en la oriental provincia de Guantánamo. El arresto lo informó en Facebook el activista Rolando Rodríguez Lobaina, también reportero de Palenque Visión.