Gobierno español critica la represión en Nicaragua, pero se olvida de Cuba

El Gobierno de España salió este sábado a condenar las detenciones de más de 13 nicaragüenses que prestaban en apoyo a familiares de presos políticos en huelga de hambre, reunidos en la Iglesia de San Miguel de Masaya; pero sobre Cuba, ni un pronunciamiento.

​La Administración de Pedro Sánchez solicitó el levantamiento inmediato del asedio policial al que están sometidos en dicha iglesia el párroco y los fieles que le acompañan. 


 

 


"La libertad de expresión, manifestación y reunión son pilares básicos de la democracia garantizados por la Constitución nicaragüense", agrega el comunicado de La Moncloa.

Y no solo el Gobierno; el Partido Socialista Español (PSOE), también criticó al régimen de Daniel Ortega.


 

 


Por último, España reclamó una urgente salida de la crisis a través de una negociación política basada en el respeto de los de los derechos humanos y los valores democráticos.

La represión en Cuba, país que acaban de visitar los reyes españoles esta semana, también continúa, y con mayor fuerza por la celebración del 500 aniversario de La Habana.

 

 

No todos los cubanos pudieron ser parte del festejo. Algunos, reconocidos periodistas y opositores, se encuentran en una especie de "estado de sitio", sin poder salir de sus casas, con agentes de la Seguridad del Estado vigilándolos.

La periodista independiente, Camila Acosta, que también se encuentra "regulada", denunció este viernes que el agente Jonathan no le permitía salir a la calle.

Por otro lado, el científico y activista, Oscar Casanella explicó en Facebook que la Seguridad del Estado amenazó a sus padres con detenerlo si este participaba en la frustrada recogida de firmas contra el maltrato animal en Cuba, prevista para esta mañana.

Además, la represión se extiende a artistas, como es el caso del director de Perséfone Teatro,  que hizo pública una visita que tuvo de la policía política para decirle que "se estuviera tranquilo".

Precisamente en un discurso que dio en la Isla el Rey Felipe VI, habló, con muchos cuidados, sobre democracia.

"Los españoles hemos aprendido que es en democracia como mejor se representan y se defienden los derechos humanos, la libertad y la dignidad de las personas, y los intereses de nuestros ciudadanos", ha expuesto el Rey en el Palacio de los Capitanes Generales de La Habana, la antigua sede de los gobernadores españoles en la etapa colonial.

Sin embargo, no se reunió con la oposición cubana, sometida constantemente a detenciones, prohibición de salida del país, amenazas y secuestros.