Exige Parlamento Vasco el cese de la represión en Cuba

El Parlamento del País Vasco exigió al gobierno cubano el cese de la represión contra el pueblo.
Exige Parlamento Vasco el cese de la represión en Cuba
 

Reproduce este artículo

El Parlamento del País Vasco exigió al gobierno cubano el cese de la represión contra el pueblo, "el escrupuloso respeto a los derechos humanos", "poner en libertad a todos los prisioneros políticos" y "pasos firmes y decididos en la apertura democrática y económica".

La moción fue propuesta por los representantes de los partidos Popular (PP) y Ciudadanos (Cs) y contó con el aval del Partido Nacionalista Vasco (PNV) y el Partido Socialista de Euskadi (PSE)

El diputado Carmelo Barrio Baroja visibilizó durante su intervención que "quienes se manifestaron en julio de 2021 en las calles y plazas de Cuba, han sufrido y están sufriendo un calvario de represión, detenciones, encarcelamientos y juicios injustos"

Además, Txarli Prieto San Vicente, militante del Partido Socialista de Euskadi (PSE), denunció la ola de "represión violenta y las detenciones arbitrarias" al mismo tiempo que demandó "la libertad de manifestantes y de quienes tengan la consideración de presos políticos".

Prieto San Vicente tambien pidió "el levantamiento del bloqueo económico que obstaculiza el desarrollo del país".

En sentido contrario, se opusieron a la resolución  Bildu, heredero político de la banda terrorista ETA, y Podemos (comunistas).

En aras de amparar la represión del régimen y los actos de violación de los derechos humanos contra las voces disidentes y manifestantes del 11J, el diputado Iñigo Martínez Zatón, de Podemos, declaró: "Animamos a un diálogo permanente con las personas que se manifestaron de forma pacífica (...), pero el contexto también explica muchas cosas. Y estamos hablando de Cuba, un país agredido".

Como parte de las negociaciones entre los representantes socialistas y nacionalistas se incluyeron en el texto la petición a Estados Unidos del levantamiento del embargo y la solicitud al gobierno vasco para continuar su "política de diálogo, ayuda y cooperación con el pueblo cubano".

Según valoraciones de Frank Hidalgo, presidente de la Asociación Cubano-Vasca Demokrazia Kubarentzat, "hubo posturas tibias y otras muy firmes".

"Nosotros promovimos el respeto de los derechos humanos, la libertad de los presos políticos y el apoyo a una transición pacífica hacia la democracia. Se incluyeron dos puntos más, con los cuales estamos en desacuerdo, pero consideramos que llegar a consensos es más importante que los máximos", declaró Hidalgo.

Según refirió el presidente de la Asociación Cubano-Vasca a Radio Televisión Martí, el País Vasco "tiene lazos muy estrechos con la dictadura cubana, amparados por organizaciones, sindicatos, partidos y otras plataformas que han hecho, durante años, un trabajo de blanqueamiento del régimen".