Maradona quería comprar casa en Cuba y Castro se la regaló

Maradona quería comprarle a Fidel una casa que tuvo en Cuba, pero el dictador no aceptó el dinero y se la regaló, dijo Mavys Álvarez, la amante menor de edad del futbolista
Amante menor de edad de Maradona y Fidel Castro
 

Reproduce este artículo

El astro del fútbol Diego Armando Maradona quería comprarle a Fidel Castro una casa que tuvo en Cuba, pero el dictador no aceptó el dinero y se la regaló, dijo Mavys Álvarez, quien era novia del argentino a pesar de ser menor de edad cuando este la conoció en el año 2000.

En una entrevista con América Noticias, de Miami, Álvarez contó cuando Maradona la llevó a ver a Castro con dos objetivos: que el dictador le vendiera una casa (en La Habana o en Varadero); y que autorizara a la menor a viajar con Maradona para estar presente en el partido de homenaje a su carrera como jugador de fútbol, antes de retirarse.

“Diego la quería comprar, no quería la casa regalada”, pero Fidel le dijo que “él se la regalaba”, afirmó la joven.

Luego de la muerte del futbolista en noviembre del 2020, Mauricio D'Alessandro, representante legal del ex abogado de Maradona, Matías Morla, reveló que un hijo de Fidel Castro los llamó para avisar de la casa que “el Diez” tenía en Cuba.

“Fidel le regaló esa casa de La Pradera. Hay un viejito cañero que cuida esa casa. Y hay muchos tesoros de Diego. En el altillo de esa casa hay decenas de objetos. Es para hacer un museo”, dijo D'Alessandro.

 

Fidel Castro interesado en la menor

El encuentro de Mavys Álvarez con Castro ocurrió en el 2001, en el Palacio de las Convenciones, cuando ella tenía 17 años y legalmente todavía era una menor. Por aquel entonces los cubanos no podían viajar fuera del país sin una “carta blanca”, y menos los niños.

Castro le dio la autorización a Maradona para que Álvarez fuera a Argentina, incluso sin necesitar el requisito legal de la firma de su padre.

Mavys Álvarez recuerda que Castro le pasó el brazo por encima y le preguntó a Maradona “cómo había conocido a una chica tan bonita”. Diego le quitó el brazo al dictador de arriba de la menor y le dijo “bueno, bajando bajando”. Tras ese lance, Fidel y el futbolista comenzaron a reír y contarse anécdotas.


A la pregunta de si el deportista estaba “monitoreado” en la isla por la Seguridad del Estado y si era verdad que su chofer era agente de la policía política, la joven respondió: “tengo entendido que sí, era una persona que Fidel le puso para su cuidado”.

El oficial del Ministerio del Interior fue testigo de las relaciones de Maradona con Álvarez y otras niñas, pero nunca alertó ni intentó que no se involucraran con el futbolista.

“La vida con Maradona era muy loca: fiestas, discotecas. Me llevaba a comer…. Nunca imaginé que después me metería en las drogas de la que me costó tanto trabajo salir”, recordó Mavys Álvarez en otro segmento de la entrevista con América Noticias.

“Al cabo de estos años me da pena de mí misma saber que tenía 16 años y fui parte de todo eso”, lamentó. La joven, que comenzó su noviazgo en el 2000 cuando tenía 16 años, también dijo que Maradona le propuso orgías con otras mujeres.