Fidel Castro le regaló una casa a Maradona en Cuba

De acuerdo con su relato, en la vivienda quedan fotos y cartas de líderes mundiales, y que Maradona escribía las paredes
Fidel Castro le regaló una casa a Maradona en Cuba
 

Reproduce este artículo

Este lunes trascendió en reconocidos medios argentinos como La Nación, que el futbolista Diego Armando Maradona, fallecido recientemente, dejó una casa en Cuba que le había regalado el dictador Fidel Castro.

En declaraciones al canal eltrece, Mauricio D'Alessandro, representante legal del ex abogado del futbolista, Matías Morla, reveló que un hijo de Fidel les llamó para avisarle que la casa que el Diez tenía en Cuba fue un regalo de su padre.

"Fidel le regaló esa casa de la pradera. Hay un viejito cañero que cuida esa casa. Y hay muchos tesoros de Diego. En el altillo de esa casa hay decenas de objetos. Es para hacer un museo", confió D'Alessandro, según La Nación.

De acuerdo con su relato, en la vivienda quedan fotos y cartas de líderes mundiales, y que Maradona escribía las paredes.

La relación entre la leyenda argentina y el régimen cubano, pero sobre todo con Castro, nunca ha sido un secreto.

Precisamente a inicios de noviembre, cuando Diego aun vivía, uno de los hijos de Fidel le ofreció rehabilitarse en la isla tras su operación de un hematoma subdural.

"Diego Ama a Cuba, ayer hablé con el hijo de Fidel Castro; tanto Venezuela como Cuba son países amigos para que Diego esté”, declaró Morla a la prensa ese mes.

Entre los años 2000 y 2005, Diego Armando Maradona se mantuvo viajando a Cuba para realizar un tratamiento contra su adicción a las drogas, el cual completó bajo el amparo de Castro, su amigo personal.

Durante su estadía en la isla, el ex futbolista se alojó en el resort La Pradera, en La Habana, un complejo que antes funcionaba como un country, y que luego se convirtió en un hospital de confort para rehabilitar extranjeros.

El histórico del fútbol mundial falleció el 25 de noviembre de 2020, a causa de un paro cardiorrespiratorio, noticia que ha conmovido a todo el mundo y, en especial, a sus compatriotas, entre los que era considerado casi un dios.