El "pan de piquito" que come Díaz-Canel no le llega a los cubanos
Con la llamada Tarea Ordenamiento no solo el valor del pan aumentó, sino que también perdió más aún la poca calidad que tenía
El "pan de piquito" que come Díaz-Canel no le llega a los cubanos
 

Reproduce este artículo

El pasado 31 de diciembre, el gobernante cubano, Miguel Díaz-Canel escribió en su cuenta de Twitter que, "se acabó el pan de piquito", como si estuviera anunciándole al pueblo que la calidad del pan iba a decaer más aún.

En efecto, al parecer con la llamada Tarea Ordenamiento no solo el valor del pan aumentó, sino que también perdió más aún la poca calidad que tenía.

Este 3 de enero la periodista Iliana Hernández publicó un video en su cuenta de Facebook, donde una anciana le muestra el mal estado en que se encuentran unos panes que acababa de comprar en la bodega: los panes de la libreta de racionamiento, los cuales pasaron de costar cinco centavos, a un peso, razón por la que muchos los cubanos que han dejado de comprarlo.

El pan sube de precio, pero en lugar de aumentar su calidad, esta decae, como muestra el video de Hernández, donde se aprecian unos panes que a falta de aceite se desmigajan al tacto, además de que se ven muy sucios, con unas costras negras en la parte de abajo, como si las bandejas donde los hicieron llevaran meses sin ser limpiadas, o como si hubieran sido apilados en el suelo muy sucio.

Como quiera que sea, la suciedad en el pan es sin dudas una violación a las normas de higiene más elementales para la elaboración de este producto, y como señala la anciana en el video, puede resultar "un foco de infección".

El otro problema es el que denunció este 4 de enero el activista Adrián Rubio Santos, también a través de su cuenta de Facebook. Una cola inmensa para poder comprar el pan, imagen que puede apreciarse en cualquier región del país.

Pero más allá de esto, lo que denuncia Rubio Santos es que a pesar de haber estado a fuera de la panadería desde horas de la madrugada, no pudo comprar el pan.

"Después de amanecer haciendo una cola en la panadería de 71, panadería Las Brisas, dicen las panaderas que hasta después del mediodía no hay pan", escribió Rubio y agregó: "¿Hasta cuándo vamos a permitir que nos pisoteen?".

Y es que de eso se trata; porque mientras el "pan de piquito" que come Díaz-Canel no le llega a los cubanos y la cúpula castrista se da la mejor vida posible, le pueblo es obligado a pasar por cosas como estas, bajo la excusa de que todo es culpa del gobierno estadunidense, y con la falsa promesa de que algún día todo va a estar bien.