El liderazgo del país no tiene carisma suficiente para frenar una explosión social
Michel Matos hizo un análisis sobre las posibles desembocaduras de un estallido social en la isla y la necesidad de un diálogo, para evitar que corra la sangre
 

Reproduce este artículo

El Movimiento San Isidro y ADN Cuba presentan este miércoles el Capítulo 3 de la serie "El Cuervo Imperfecto", que se propone profundizar en los problemas sociales de la Cuba contemporánea.

Esta vez, el activista y productor, Michel Matos, hizo un análisis sobre las posibles desembocaduras de un estallido social en la isla y la necesidad de un diálogo con el poder, para evitar que corra la sangre.

 

 

De acuerdo con Matos, el liderazgo del país en este momento no tiene el carisma suficiente para hacerle frente a un estallido social, como sí hubo, por ejemplo, en el Maleconazo (1994), aunque esa legitimidad ya estaba desgastándose.

"Cuando la gente se envalentone y los reten en lo político ellos se van a ver obligados a maltratar a las personas, replicando el efecto Plaza Tiananmén. El mejor escenario sería un diálogo con la autoridad pero eso tiene que partir desde el punto en que la autoridad comunista tenga la intención y voluntad de tener ese diálogo con las fuerzas nacionales, incluso con quienes están en el exilio", agregó.

Asimismo, el productor cubano reconoce que la figura de Miguel Díaz- Canel está totalmente divorciada de la realidad -solo recordemos el caso del guarapo y la limonada-, pero podría concretar un escenario de transformación porque no pertenece a la línea historia de los fundadores de la Revolución.

Citó ejemplos de estas transiciones en la historia reciente: Europa del Este, Sudáfrica, Alemania.

"Hay muchas metodologías de las que se podría aprender", añadió.

Sin embargo, a Michel Matos le preocupa que muchas personas apuestan por una revolución social al estilo primavera arábe, que él no descarta, pero lo considera un escenario peligroso.

"No necesariamente estas primaveras árabes han devenido en gobiernos democráticos, sino que hay locura en términos políticos y sociales en esas naciones", señaló.

Otra de las alternativas que ve la oposición, sobre todo de fuera de Cuba -dice Michel- es esperar a la muerte de Raúl Castro y con ella el inicio de una transición. Para el activista la idea de absolución biológica es muy lamentable.

"Están esperando la absolución biológica, lo cual es muy lamentable: esperar que muera alguien. Pero sí realmente Díaz-Canel encara los dos puestos más importantes que son presidir el gobierno y ser el secretario del Partido Comunista, tendría el poder de gestar ese cambio".

Según Matos, "si ellos (régimen) no tienen esa voluntad, en Cuba va a haber una ruptura social. La sangre va a correr. Ellos  van a tener que matar gente porque las personas los van a desafiar. Cuando la gente se envalentone ellos se van a ver obligados a maltratar a un nivel mucho mayor".

Por último, el fundador del Movimiento San Isidro siempre defiende el debate, en un ámbito de respeto, de reconocer daños profundos y de perdón.

"Generar estos debates, permitir que sucedan en el ámbito del respeto y del perdón en muchos casos, podría preparar a la sociedad cubana para el futuro que está por venir. Y si ese futuro es un futuro pactado, negociado, creo que podría adelantarnos muchos procesos en una Cuba próspera y democrática", concluyó.