"Esto es dictadura pura y cruel": Michel Matos
"Me llamaron por teléfono de número oculto uno que nos atiende y nos dice que no hay actividad en San Isidro , que si bajo me llevan", explicó Michel Matos, coordinador del Movimiento San Isidro
 

Reproduce este artículo

Miembros del Movimiento San Isidro fueron amenazados este viernes nuevamente por la Seguridad del Estado cubano para impedirles salir a celebrar una actividad cultural en La Habana con motivo del aniversario del grupo.

"Me llamaron por teléfono de número oculto uno que nos atiende y nos dice que no hay actividad en San Isidro, que si bajo me llevan", explicó Michel Matos, coordinador del grupo de artistas.

La actividad en La Habana cerraba una jornada de eventos por el primer aniversario del Movimiento, cuando varios miembros del grupo notaron que la policía los esperaba en la puerta de la casa. Matos recibió una llamada de la Seguridad del Estado informándole que sería arrestado si salía de su casa. Es "la costumbre" comentó Matos a ADN CUBA refiriéndose al modus operandi de la dictadura hacia el grupo de artistas. 

"Tengo policías y seguridad bajo mi casa, ahora mismo", indicó. 

En lo noche del jueves activistas y amigos del artista cubano Luis Manuel Otero Alcántara, miembro de San Isidro denunciaron en las redes sociales su arresto cuando salía de una actividad cultural en Alamar.

"¡Otra detención arbitraria! ¡Otra vez! ¡Basta ya! ¿Qué pasa con nuestro derecho a vivir, simplemente vivir, reír, decir, sentir...? Estábamos parados en una esquina esperando un taxi, los oficiales nos esperaban en la parada y al ver que nos quedábamos en la esquina dieron un giro, le pidieron la identificación y lo montaron en la patrulla negándose a decirnos al menos a qué estación lo estaban llevando", escribió la novia del artista Claudia Genlui en sus redes. 

 

 

"El Movimiento San Isidro parte del carácter interseccional de trabajar entre el Arte, el Activismo y la Política, en defensa de los derechos culturales y las libertades fundamentales de los artistas y ciudadanos de la nación. Su labor es producto de la persistente terquedad del gobierno cubano de mantener un sistema de injusticias y penurias hacia la ciudadanía", expresó recientemente el grupo en un comunicado. 

El pasado jueves 17 de octubre, en la localidad de Alamar, La Habana, el grupo inauguró una exposición de fotografías bajo el lema “La Bandera es de todos”. Basada en la campaña que el artista independiente Luis Manuel Otero Alcántara realizara hace unos meses con la intención de reivindicar los símbolos patrios, extrayéndolos del contexto oficialista, la muestra recoge imágenes colgadas en las redes sociales por quienes, envueltos o abrazados a la bandera, decidieron sumarse al performance desde diversos países.

El movimiento es el colectivo de artistas más perseguido en la Isla en los últimos tiempos. La represión hacia sus miembros ha sido denunciada por numerosas organizaciones de derechodds humanos como Amnistía Internacional.

 

"Nosotros ni por política ni por sentimientos excluimos a nadie, lo que pasa es que hay cubanos que se han excluido”, indicó recientemente en una visita con residentes cubanos en Irlanda el presidente Díaz-Canel.

Los reportes de la prensa independiente y las organizaciones internacionales de derechos humanos ponen en tela de juicio la honestidad de sus palabras o la vitalidad de su memoria. Una vez más los miembros de San Isidro son protagonistas del acoso y la intimidación del régimen cubano para evitar que ejerzan sus derechos a la libre asociación, una violación del Artículo 20 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la cual Cuba es signataria.

 

"Estoy hablando con Amaury, él también está cercado", explicó Matos a ADN Cuba por WhatsApp minutos antes de denunciar en redes la intimidación de la policía.