Ministro Gil asegura que aumentar salarios en Cuba sería medida populista

“Incrementar salario llevaría a más inflación, sería una medida populista, y no se debe aspirar a resolver la situación incrementado los ingresos sin respaldo productivo”, dijo Gil
Ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández
 

Reproduce este artículo

El titular del Ministerio de Economía y Planificación (MEP), Alejandro Gil Fernández, dijo este domingo en La Habana que subir los salarios en Cuba sería una medida “populista”.

En una comparecencia ante diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento cubano), el ministro dijo que “incrementar [el] salario llevaría a más inflación, sería una medida populista, y no se debe aspirar a resolver la situación incrementado los ingresos sin respaldo productivo”, reportó la Agencia Cubana de Noticias (ACN)

Según el funcionario del régimen, la inflación durante el 2021 creció desde el mes de enero –cuando registraba un 44,1 por ciento–, hasta el 69,5 por ciento alcanzado en noviembre, más de 9 puntos porcentuales por encima del “diseño” que previó el gobierno (60 por ciento), tras la decisión de devaluar el peso cubano, eliminar el CUC e impulsar la dolarización de la economía.

Gil reconoció que esto está afectando la capacidad de compra del salario y de las pensiones, pero el indicador sigue disparado y terminará el año por encima del 70 por ciento de índice de inflación.

Pese a esto, opina que no se deben subir los salarios, sino “incrementar la oferta a través de la producción nacional, del trabajo más eficiente”.

A finales de noviembre, Gil afirmó durante el II Foro Empresarial Cuba-2021 que este “ha sido un año duro, tenso, aunque también heroico para el pueblo cubano, pues hemos enfrentado todos los embates del imperio por destruir la Revolución y los embates de la pandemia”.

Gil Fernández responsabilizó nuevamente al embargo estadounidense contra el régimen cubano, de la crisis económica que enfrenta el país.

El oficialismo asegura que en el 2021 se detiene el decrecimiento económico de los últimos dos años, tras una caída del 13% del Producto Interno Bruto (PIB), y se inicia un proceso de “recuperación gradual”.

El régimen se decidió a realizar algunas reformas económicas en medio de la pandemia, lo que profundizó más la crisis social en la isla. La controversial Tarea Ordenamiento disparó un proceso inflacionario donde la mayoría de los productos incrementaron su valor hasta cinco veces.

Para amortiguar los efectos del Ordenamiento implementado a inicios del 2021, el gobierno incrementó los salarios en un 450% y las pensiones en un 500%, pero esta subida fue insuficiente para las familias cubanas que vieron dispararse los precios en las tiendas estatales y en el mercado negro.

El salario mínimo establecido en Cuba es de 2100 pesos cubanos mensuales (equivalentes a unos 87 dólares, al cambio oficial) y la pensión mínima de 1528 (unos 63 dólares).

 

Régimen reconoce fracaso en atraer inversionistas extranjeros

Por su parte, el ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, reconoció ante el Parlamento que el gobierno fue incapaz de atraer suficientes inversionistas extranjeros desde el 2014.

Ese año se aprobó una nueva ley de inversión extranjera que buscaba acelerar los trámites y fomentar la entrada de capitales a la isla con poco éxito hasta el momento. Como ejemplo, Malmierca dijo que en los últimos dos años se han firmado 47 proyectos de inversión y sólo 25 se han concretado.

Entre las dificultades, mencionó la concepción de los proyectos, insuficiente preparación de las oportunidades y una promoción poco intencionada y efectiva. Las demoras más significativas aparecen en la etapa de negociación y preparación de los expedientes, dijo a los parlamentarios.