Díaz-Canel ordena “trabajo político” con productores para que renuncien a ganancias y bajen precios

El presidente de Cuba ordenó una “discusión política” con los productores y comercializadores para que renuncien a sus ganancias, y pidió el “control popular de los precios”
Miguel Díaz Canel, dirigentes del Partido y campesino cubano
 

Reproduce este artículo

Como medidas contra la inflación de los alimentos en Cuba, el presidente Miguel Díaz-Canel anunció este jueves una “discusión política” con los productores y comercializadores para que renuncien a sus ganancias, y ordenó el “control popular de los precios”.

En el III Pleno del Comité Central del Partido Comunista, el gobernante afirmó que es “indispensable” comenzar “de inmediato (…) una discusión política con todos los productores y comercializadores, y convencerlos de la necesidad de –en las circunstancias actuales– renunciar a un determinado nivel de rentabilidad o ganancia particular o colectiva, en función de bajar precios y que la población tenga precios más asequibles” para fin de año.

Ordenó realizar “una discusión honesta, abierta, argumentando la situación que tiene el país (...) Y si lo hacemos así, estoy convencido de que la mayoría de los productores y de los comercializadores, sin llevarlos a no ser rentables, lo van a entender, porque son parte de este pueblo y reciben también los beneficios de la Revolución”.

Además, pidió “que el pueblo haga control popular sobre los precios, y que enfrente, junto a los funcionarios públicos y las instituciones que están para eso, lo que sea excesivo en materia de precios”.

La emprendedora y activista por la democracia Saily González Velázquez, criticó que las medidas “para controlar la inflación” sean la “discusión política con los productores y comercializadores para que accedan a no ganar nada por su trabajo” y “que el pueblo chivatee a los productores y comercializadores”.

“No se puede estar más desconectado de la realidad…”, opinó González en Facebook sobre el discurso de Díaz-Canel.


Durante la primera jornada de la reunión partidista, Díaz-Canel también afirmó que su gobierno no ha subido los precios de los alimentos.

“No hemos subido precios ni lo vamos a hacer, porque aquí siempre se ha partido de que no se aplican políticas de choque”, expresó el presidente designado por el general Raúl Castro.

El régimen se decidió a realizar algunas reformas económicas en medio de la pandemia, lo que profundizó más la crisis social en la isla. La controversial tarea Ordenamiento disparó un proceso inflacionario donde la mayoría de los productos incrementaron su valor hasta cinco veces.

Cifras oficiales reconocen que la inflación en el mercado informal llegó hasta el 6900%, tras la decisión de devaluar el peso cubano, eliminar el CUC e impulsar la dolarización de la economía.

Evadiendo la responsabilidad gubernamental en la crisis, Díaz-Canel culpó otra vez a Estados Unidos por el embargo económico contra el régimen.

 

Sin carne de cerdo para el fin de año

La carne de cerdo cruda y en cantidades y en libras, no se puede vender en ningún lugar porque no existe… No existe en la provincia”, declaró esta semana Osvaldo Surí González, coordinador de programas del Gobierno de Cienfuegos.

Según el funcionario “no hay que desesperarse por eso ni hacer colas, y no hay que hacer colas, ni hay que hacer turnos, ni hay que hacer listados en ninguna casilla [carnicería] de Cienfuegos”.

Explicó que varios productores tienen “la bondad y la disposición” de vender de manera “controlada”, una libra de carne de res a cada niño menor de 7 años, a embarazadas y ancianos de más de 60 años en la capital provincial.

Además, a menor precio se venderá carne a más de 200 “combatientes de la Revolución Cubana que están encamados hoy” y a 2324 personas “vulnerables”, según un listado de la Seguridad Social del municipio cabecera.

En La Habana, el precio de una libra de carne de cerdo ronda los 300 pesos cubanos, denunció en un video de Facebook el humorista Jardiel González.

“Este diciembre viró al revés a Cuba entera. Ahora en vez de la gente matar los puercos, los puercos son los que están matando a la gente”, dijo Jardiel este domingo.

A inicios de diciembre del 2021 trascendió que la producción de carne de cerdo cayó un 36% en el 2020, en comparación con el 2017, cuando alcanzó un pico histórico desde la década de los 90, según el economista cubano Pedro Monreal.

En el 2017 se produjeron poco más de 262 000 toneladas de carne de cerdo. En el 2019 la producción cayó hasta las 232 000 y en el 2020 se hundió hasta las 168 400 toneladas, detalló en Twitter el experto, citando datos de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI).