Tío de Denis Solís denuncia que Etecsa roba saldo de su móvil

El tío de Denis Solís denuncia que Etecsa le “roba” saldo de su móvil, y esto le dificulta mantenerse al tanto de la situación del joven condenado a 8 meses, mediante un proceso sumario e irregular, por un supuesto “desacato” de la policía
Denis Solís, preso político en Cuba
 

Reproduce este artículo

El tío de Denis Solís denuncia que la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A. (Etecsa) le “roba” el saldo de su móvil, y esto le dificulta mantenerse al tanto de la situación del joven condenado a 8 meses, mediante un proceso sumario e irregular, por un supuesto “desacato” de la policía.

Vladimir González, el familiar de Solís, declaró a ADN Cuba: “Cuando hablo con Denis desde la prisión y de pronto se me cae la llamada, después que consulto saldo me veo en blanco”.

Asegura que le ha sucedido, al menos tres veces, y que en la última ocasión reclamó al monopolio estatal, único que provee el servicio de telefonía e internet en Cuba. “Me mandaron a una oficina burocrática”, refiere, “pero no fui porque es la tercera vez que me roban y estoy harto”.

González no confía en que acudiendo a los “canales establecidos” por la propia empresa de la que sospecha, logre impedir que se esfumen su saldo y bonos de recarga: “Por supuesto que no me van a resolver nada y menos a mí (…) ya a esta altura me han pasado cosas inimaginables”.

Una vez “se me metieron en WhatsApp, y fue un bombardeo desde adentro, me estaban castigando por ahí, tuve que bloquearlo”.

El tío de Denis Solís calcula que ha perdido por culpa de Etecsa “por lo menos 800 $” de saldo, según aseguró a ADN Cuba.

También sobre su denuncia dijo a Radio Televisión Martí: “Parece que ellos se han trazado la tarea malvada y diabólica de quitarles el saldo y robarles los bonos a los familiares de los opositores”.

Son muchas las quejas de activistas y periodistas independientes sobre la complicidad de Etecsa, o su instrumentalización, como parte de los recursos tecnológicos a disposición de la policía política para reprimir y coartar la información. Esto sucede a pesar de que todos en la isla, hasta la disidencia, no tiene otra opción que pagar altos precios al monopolio del régimen para estar “conectados”.

Por ejemplo, los colaboradores de ADN Cuba, Esteban Rodríguez y Héctor Luis Valdés, han denunciado prolongados cortes del servicio de Internet. Restricciones de este tipo es una práctica común del régimen para limitar el acceso a los opositores a los medios independientes y redes sociales. En junio del 2020, más de 30 activistas y periodistas quedaron sin conexión a la misma vez.

En el 2020 la organización internacional Access Now, que promueve los derechos digitales de los usuarios en riesgo, y la coalición Keep It On documentaron al menos 155 apagones de internet en 29 países, entre ellos Cuba.