Rosario Morfa confirma liberación de su hijo, detenido por manifestarse

Con evidentes emoción y agradecimiento para los que contribuyeron a la liberación de su hijo Ariam Morfa, padre de dos niñas, la madre dijo "estar puesta" para seguir gritando por la libertad de todos los injustamente encarcelados tras las protestas del 11 de julio
Ariam Morfa y sus hijas. Foto: Facebook de Rosario Morfa
 

Reproduce este artículo

La madre cubana Rosario Morfa confirmó este viernes la liberación de su hijo Ariam Morfa Blanco, padre de familia que había sido detenido por participar en las protestas del 11 de julio en Cienfuegos y que estaba siendo víctima de un proceso falso, según denunciaron allegados y organizaciones de derechos humanos.

“Señores, lo lograron. Acaban de soltar a mi hijo, ya lo lograron todos ustedes con su fuerza. Ya está afuera y aquí estoy puesta para el niño que nos haga falta, para seguir gritando por todo el que nos haga falta señores”, dijo la madre en un video similar a los que dieron a conocer el caso de su hijo ante la opinión pública.

“Vamos a seguir sacando a más de las cárceles. Muchas gracias mundo… Estoy en deuda con todos, estoy en deuda con todos los cubanos que estamos fuera. Aquí me tienen para lo que haga falta, cuenten conmigo. Ya mi hijo está afuera, pero quedan más niños, más jóvenes y personas, y las vamos a sacar como mismo sacaron a mi hijo. Patria y vida señores, adelante”, agregó Morfa con evidente emoción y agradecimiento para todos aquellos que, dentro y fuera de la isla, visibilizaron el caso de su hijo y contribuyeron a su liberación.

Morfa Blanco, padre de dos niñas, fue arrestado el 15 de julio por sumarse a las manifestaciones en Cienfuegos, provincia del centro de Cuba.

En un video que compartió en redes sociales, y que vieron cientos de personas, su madre clamó entre lágrimas por su libertad y aseguró que sólo ejerció un derecho universal: el de la libre expresión, garantizado formalmente por la constitución cubana.

Después de 14 días detenido, el abogado de Morfa Blanco –enviado a la cárcel de Ariza con medida de “prisión provisional”– pudo acceder al expediente que le abrieron.

“Las instituciones cubanas que abiertamente han criminalizado la protesta, ocultándola bajo supuestos delitos de desorden público, han decidido ir un paso más allá y han llenado el expediente de Ariam de delitos que no estaban en sus antecedentes, y que familiares, amigos y vecinos definen como falsos y con el único fin de denigrarlo”, denunció la organización de derechos humanos Cubalex, que brinda asesoría jurídica de forma independiente.

Rosario Morfa denunció previamente que a su hijo quieren achacarle la organización de la marcha, cuando Ariam Morfa (41 años) en realidad estaba trabajando, y solo se sumó de manera espontánea a las protestas que estallaron el 11 de julio.

También que, en el expediente, abierto a partir de una acusación hecha por funcionarios comunistas, consignaban delitos y antecedentes falsos para presentarlo ante la opinión pública como un delincuente común. “No voy a dejar de denunciar, ayúdenme a hacer presión con esto”, pidió la señora.

Sus denuncias y el apoyo recibido surtieron efecto, aunque no precisó los términos de la liberación de su hijo ni los siguientes pasos en el proceso legal.

Un equipo de voluntarias coordinado por Cubalex ha registrado hasta el viernes 30 de julio 745 personas detenidas tras las protestas. Entre ellas, 38 en “desaparición forzada” y 17 que ya han sido condenadas en juicios sumarios y sin todas las garantías procesales, bajo la arbitraria figura jurídica cubana del atestado directo.

Continúan en detención más de 300 personas, mientras que cerca de 200 han sido excarceladas, aunque la mayoría se encuentra en reclusión domiciliar y muy pocas han sido liberadas sin cargos.