Madres cubanas piden ayuda para liberar a sus hijos

Como Daymara Córdova y Rosario Morfa hay cientos de madres cubanas, que no saben dónde están sus hijos, o cuándo volverán a la libertad, o si resistirán la cárcel, o si en la isla las leyes algún día valdrán algo.
 

Reproduce este artículo

Daymara Córdova y Rosario Morfa son dos madres cubanas, cuyos hijos fueron arrestados por participar en las protestas, sin derecho a visitas y sin saber exactamente cuándo y bajo qué cargos serán procesados.

Córdova es la madre de Orlando Félix Vega, un joven de 24 años que se sumó a las protestas en su Cárdenas natal el 11 de julio y fue detenido entonces. Según declaró a ADN Cuba, ha pasado un viacrucis para dar con el paradero de su hijo.

En la entrevista que grabó nuestro medio, la madre cuenta que Félix fue operado de un pulmón y, debido a los malos tratos de la policía, esa lesión se resintió, por lo cual fue hospitalizado en dos ocasiones.

Pudo verlo en una de ellas y constató que lo habían llevado al hospital sin camisa ni zapatos, con sarna y falta de aire. Incluso estuvo más de 24 horas sin comer.

Durante sus peripecias para dar con el paradero de su hijo, la madre asegura que los oficiales se rieron en su cara, pues en dos ocasiones le prometieron liberarlo —debido a sus padecimientos—, sin embargo, nunca cumplieron su promesa.

Actualmente, Orlando Félix está encerrada en el Combinado de Matanzas y ni siquiera le enviaron la ropa y el aseo que le dejó su madre en la estación policial de Cárdenas.

“Nadie me está pagando por decir esto que digo; sólo lo hago por la libertad de mi hijo”, declaró Daymara a ADN Cuba.

En cambio, Rosario Morfa vive en Cienfuegos y pide desesperadamente ayuda para su hijo, Ariam Morfa Blanco, padre de dos niñas, quien fue arrestado hace 12 días por sumarse a las manifestaciones en esa provincia, ubicada al centro de Cuba.

En un video que Rosario compartió en redes sociales, y que vieron cientos de personas, esta madre clama entre lágrimas por la libertad de su hijo y asegura que sólo ejerció un derecho universal: el de la libre expresión, garantizado por la Constitución cubana.

Las protestas comenzaron el pasado 11 de julio en San Antonio de los Baños, provincia Artemisa (occidente), y se extendieron a más de 60 localidades de todo el país.

Cubalex, organización independiente que brinda asesoría legal en la isla, suma más de 600 personas desaparecidas. Medios independientes han reportado la represión contra los manifestantes, que incluye golpizas y el uso de armas de fuego.

Hasta el momento, el gobierno cubano solo ha reconocido la muerte de una persona, Diubis Laurencio Tejeda, de 36 años y residente en el municipio de Arroyo Naranjo, de quien la nota oficial no da las causas del deceso.