Encarcelan a cubano con discapacidad severa: protestó el 11J

Edelmer Góngora padece de exostosis múltiple, ha sido operado 3 veces, camina con dificultad y tiene dolores frecuentes. El régimen cubano lo mantiene en “prisión provisional”, a la espera de un juicio por “desobediencia, atentado, y propagación de epidemia”
En prisión discapacitado que se unió a protestas pacíficas del 11J
 

Reproduce este artículo

Edelmer Góngora Morales, un cubano con “discapacidad severa” y residente en Holguín, lleva 15 días en prisión por manifestarse de manera pacífica el 11 de julio.

La periodista Ivette Leyva Martínez compartió detalles de su caso en una publicación de Facebook. Explicó que a Góngora Morales muchos lo conocen como “El Pollo” y trabajaba de manera independiente, vendiendo productos agrícolas en su carretilla, que ubicaba en la loma del barrio La Quinta.

“Cuando estalló la revuelta popular, Edelmer, a quien le habían confiscado otra carretilla el año pasado, se unió a ella pacíficamente”, escribió Leyva en su muro Leyva Martínez, miembro de un grupo de voluntarias que, en coordinación con la organización de derechos humanos Cubalex, llevan un registro de los arrestados y desaparecidos. Para esta labor, imprescindible ante la falta de cifras oficiales publicadas por el gobierno, contactan a familiares y amigos y confirman cada denuncia.

El 15 de julio, cuatro días después del levantamiento popular contra el gobierno, agentes policiales arrestaron a Góngora Morales en su domicilio. Desde entonces, ni su familia ni el abogado que contrataron han podido ver al joven.

“Edelmer padece de exostosis múltiple, una rara enfermedad que provoca un crecimiento anormal de los huesos. Ha sido operado 3 veces, camina con dificultad y tiene dolores frecuentes”, explicó la periodista.

A pesar de sus condiciones de salud, a Góngora le fue aplicada una medida de “prisión provisional”. El régimen lo acusa de los presuntos delitos de “desobediencia, atentado, y propagación de epidemia”.

“Atentado, ¿a una persona con semejante discapacidad, que no puede lanzar ni una piedra, aunque quiera, por la deformación en sus manos?”, cuestionó con su publicación Leyva Martínez.

Añadió que “Edelmer vive con su padre, quien también padece exostosis y tuvo un derrame cerebral y su madre, quien lucha contra la EPOC [Enfermedad pulmonar obstructiva crónica] y depresión, entre otros problemas de salud”.

El discapacitado es el único sustento de su hogar y “es sumamente laborioso pese a su discapacidad, según cuentan sus amigos”. El año anterior, funcionarios del régimen decomisaron la carretilla que utilizaba para vender viandas y vegetales, pero logró comprar otra gracias a la ayuda de un amigo emigrado.

Hoy Góngora está imposibilitado de mantener a su familia. Se encuentra en la unidad de instrucción penal de Holguín, una cárcel en la que se han denunciado maltratos y torturas, conocida como “Todo el mundo canta”.

“Elmer es un hombre pacífico, sin antecedentes penales, y está enfermo. Debe ser liberado de inmediato”, concluyó su denuncia la periodista Ivette Leyva.

El equipo de voluntarias coordinado por Cubalex, ha registrado hasta este jueves 29 de julio, al menos 723 personas detenidas tras las protestas. Entre ellas, 38 en “desaparición forzada” y 17 que ya han sido condenadas en juicios sumarios.

Continúan en detención unas 337 personas, mientras que 181 han sido excarceladas, aunque la mayoría se encuentra en reclusión domiciliar y muy pocos han sido liberados sin cargos.