Departamento de Estado de EEUU condena que Robles lleve 100 días en prisión

“Fue encarcelado por simplemente sostener un cartel (…) La libertad de expresión es un derecho humano”, afirmó Julie J. Chung, Subsecretaria interina de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de EE.UU.
Luis Robles durante su protesta pacífica en La Habana. Foto: Tomada de Diario Las Américas
 

Reproduce este artículo

Luis Robles Elizástegui, declarado Convicto de Conciencia por la ONG Prisoners Defenders, lleva cien días encarcelado arbitrariamente. El joven cubano de 28 años (sin afiliación política), preso por manifestarse espontáneamente y de forma pacífica en el boulevard de San Rafael en La Habana, ha denunciado que ha recibido golpizas, amenazas, y no ha podido acceder a los medicamentos que necesita, dentro de la cárcel Combinado del Este.

Sobre su caso se pronunció este domingo 14 de marzo, Julie J. Chung, Subsecretaria interina de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de Estados Unidos. “Hoy se cumplen 100 días desde que Luis Robles Elizástegui fue encarcelado por simplemente sostener un cartel. Estaba protestando por el injusto encarcelamiento del músico Denis Solís en Cuba. La libertad de expresión es un derecho humano”, afirmó la diplomática en Twitter.

“Nadie debería ser encarcelado por llevar un cartel”, subrayó.

 

Hace unos días, la historiadora de arte y activista cubana por los derechos humanos, Anamely Ramos, denunció en sus redes sociales que la vida de Luis Robles peligra en prisión. En una publicación en su perfil en Facebook, la integrante del Movimiento San Isidro (MSI) exigió la libertad del joven, natural de Guantánamo.

“El Chino y el Chiky amenazan a Luis con más golpizas dentro de la prisión del Combinado del Este en La Habana. Su vida está en peligro”, advirtió Ramos.

Según reportó CubaNet, Robles recibió una golpiza en la cárcel del Combinado del Este, propinada por agentes del régimen con ayuda de reclusos.

De acuerdo al citado medio independiente el 12 de febrero, cuando “exigió sus medicamentos, le contestaron que no se los daban para que se acabara de morir allí. Él, en protesta, se puso un pulóver blanco en el cual escribió 'Libertad para Cuba' y 'Abajo la dictadura'”.

Según detalló a CubaNet, a Robles, un mayor conocido como el Chino, “le propinó una golpiza mientras el jefe de orden interior, conocido como teniente Chiqui, lo desnudaba con ayuda de unos presos. Luego, cada dos horas aproximadamente lo cambiaban de celda y lo exhibían desnudo”.

En la nota de la periodista Gladys Linares, se precisa, que además de la ropa, “le quitaron todas sus pertenencias y el colchón, por lo que tuvo que dormir desnudo y en el suelo a pesar de las bajas temperaturas. Así lo mantuvieron durante dos días y dos noches. Como consecuencia, se le declaró una alergia producto del frío, pero a pesar de que lo anunció no le dieron asistencia médica”.

Al joven también lo habrían amenazado “con suspenderle el acceso al teléfono si continúa sacando denuncias” y según expresó: teme por su vida.

Los hechos

 

Robles Elizastigui se solidarizó con el Movimiento San Isidro (MSI) y Denis Solís, condenado por “desacato” luego de un juicio sumario sin garantías legales.  El castrismo acusó al joven de atentar contra la “Seguridad del Estado”, cuando todo lo que hizo fue que el pasado 4 de diciembre se manifestó en el boulevard de San Rafael, en Centro Habana.

El vídeo de su detención prueba que los cargos de Desacato y Desórdenes Públicos son completamente falsos”, publicó PD.

Lo acusan de violar el artículo 124 y siguientes del Código Penal cubano, que establece privación de libertad de 10 a 20 años o la muerte a quien viole el espacio aéreo, penetre clandestinamente en territorio nacional y organice o forme parte de grupos armados.

Por sostener un cartel fue multado con 1000 pesos cubanos, supuestamente al amparo del Decreto 272, artículo 11 del Código Penal cubano, que prevé sanciones por “afear el ornato público” con vallas. Pero ahora el régimen pretende castigarlo con más severidad.

Las imágenes de su protesta fueron ampliamente difundidas en las redes sociales. Como muestran las grabaciones, las personas a su alrededor hicieron una especie de cordón para protegerlo y a la vez repetían las consignas que este manifestaba pacíficamente.

Su marcha duró unos dos minutos, cuando llegó la policía y efectivos militares a detenerlo. Varias personas intentaron detener el arresto colocándose entre Luis y los represores.

Prisoners Defenders, considera como Convictos de Conciencia a quienes como Robles, “son presos privados de libertad únicamente por motivos de conciencia, con acusaciones bien completa y probadamente falsas y fabricadas, o bien de índole no delictiva y absolutamente relacionadas con el pensamiento”.

Remolcador 13 de Marzo, un