Joven que protestó con un cartel en La Habana es acusado de delitos contra la Seguridad del Estado

Su “delito” fue protestar con una pancarta pidiendo la liberación del músico contestatario Denis Solís y el fin de la represión en Cuba.
Protesta en La Habana
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano acusó de atentar contra la “seguridad del Estado” al joven Luis Robles Elizastigui, que el pasado 4 de diciembre realizó una protesta en el boulevard de San Rafael, en Centro Habana.

El abogado Santiago Alpízar, del proyecto CubaDemanda, que asesora a la familia del detenido, confirmó a CiberCuba que la víspera la familia de Robles recibió una notificación del caso y la orden de prisión preventiva, “que no se ha impuesto este año ni siquiera a sospechosos de violación en grupo a una menor de edad”, agrega el medio.

En ese documento no aparecen firmas, sellos, teléfonos y sólo les han informado verbalmente de que pueden nombrar un abogado.

A Robles lo acusan de violar el artículo 124 y siguientes del Código Penal cubano, que establece privación de libertad de 10 a 20 años o la muerte a quien viole el espacio aéreo, penetre clandestinamente en territorio nacional y organice o forme parte de grupos armados.

Su “delito” fue protestar con una pancarta en ese céntrico lugar de La Habana pidiendo la liberación del músico contestatario Denis Solís y el fin de la represión en Cuba.

Por sostener ese cartel fue multado con 1000 pesos cubanos, supuestamente al amparo del Decreto 272, artículo 11 del Código Penal cubano, que prevé sanciones por “afear el ornato público” con vallas. Pero ahora el régimen pretende castigarlo con más severidad.


Alpízar asegura también que la familia de Robles presentó un Habeas Corpus el pasado 14 de diciembre sin que hasta el momento haya sido atendida esa solicitud.

Agentes de la Seguridad del Estado aseguraron a la familia que joven tenía vínculos con miembros de la oposición, pero no aportaron pruebas de que así fuera, añadió Alpízar a CiberCuba.

Las imágenes de la protesta de Luis Robles fueron ampliamente difundidas en las redes sociales. Como muestran las imágenes, las personas a su alrededor hicieron una especie de cordón para protegerlo y a la vez repetían las consignas que este manifestaba pacíficamente.

Su marcha duró unos dos minutos, cuando llegó la policía y efectivos militares a detenerlo. Varias personas intentaron detener el arresto colocándose entre Luis y los represores.

El suceso ocurrió poco después de que miembros del Movimiento San Isidro y otros artistas y activistas se reunieran en la sede de la organización para exigir la liberación de Solís mediante una huelga de hambre de varios de ellos, que acabó con la irrupción de fuerzas represivas en el local.

El violento desalojo provocó un plantón en las afueras del Ministerio de Cultura con peticiones de libertad de expresión y respeto a las opiniones disidentes que causó gran revuelo nacional e internacional.