Acoso de Seguridad del Estado impacta en vida sentimental de activista de Archipiélago Gabriel Jarquin

Gabriel Jarquin decidió distanciarse de su novia ante el acoso del régimen, que ha hecho de ésta y otros familiares y amigos su blanco para intentar intimidarle antes del 15N
Elementos policiales y de la Seguridad han acosado a familiares y amigos del activista. Imagen alegórica
 

Reproduce este artículo

El activista de Archipiélago e integrante del Somos 27N Gabriel Jarquin decidió distanciarse de su novia ante el acoso de la Seguridad del Estado, que ha hecho de ésta y otros familiares y amigos suyos su blanco para intentar intimidarle e impedir que se manifieste el venidero 15 de noviembre.

“Amo a Lea con todas mis fuerzas”, pero “me iré de su lado hasta que las circunstancias cambien”, escribió Jarquin este sábado en su perfil de Facebook tras relatar cómo los órganos represivos del régimen citaron a su novia para una “entrevista” en una estación policial.

“No quiero que le pase nada por mi culpa, ni a ella ni a su familia. Esto no significa que deje de amarle, simplemente es el sacrificio que debo hacer. Los tiempos difíciles necesitan cambios difíciles. Esta pesadilla acabará pronto porque si la dictadura teme a una manifestación pacífica y justa es que está acorralada y desesperada”, agregó el activista.

Jarquin decidió hacer tal sacrificio en su vida sentimental luego de semanas de que la Seguridad del Estado intente citarlo para amenazarlo por su anunciada participación en la Marcha Cívica por el Cambio.

Al no dar con él, los represores la han emprendido contra familiares y allegados, como su novia Lea y su pareja anterior, según ha narrado en sus redes sociales.

La citación a Lea para este sábado, denunció Jarquin, fue irregular y no cumple los requisitos legales. Aun así, asistirá para evitar contratiempos mayores.

“Lea no es ninguna delincuente, ella es Arquitecta, diseñadora e ilustradora y ni siquiera se manifiesta en contra de esta dictadura. Entonces, ¿por qué citan a Lea?”, cuestionó el activista, para acto seguido responder que la citan por ser su novia y quererlo.

El delito de Lea es el amor, añadió Jarquin, al tiempo que refirió como el suyo la defensa de “los derechos ciudadanos, constitucionales y humanos que nos pertenecen a todos”.

“Soy activista del grupo Archipiélago e integrante del Somos 27N, participé en las iniciativas ciudadanas de escribir a la Asamblea Nacional del Poder Popular en contra del decreto 35. Di mi nombre y apellidos, carnet de identidad, para la recogida de firmas para la marcha del 15 de Noviembre, pero, sobre todo, le digo las verdades en la cara a la dictadura en cualquiera de mis redes sociales”, detalló Jarquin sobre los motivos por los cuales considera está siendo víctima del acoso y persecución del régimen.

Además de Jarquin, otros activistas e integrantes de Archipiélago están siendo objeto de citaciones y amenazas con motivo de la cercanía del 15 de noviembre.

En días pasados el régimen transmitió un programa especial dedicado a denigrar la imagen y reputación de Yunior García Aguilera, coordinador del grupo, así como a desvirtuar los motivos que impulsan a la Marcha Cívica.

Tras la transmisión del programa, vecinos de García Aguilera acudieron a su domicilio para proferirle insultos y amenazas, y “advertirle” que no saliera a las calles el referido día.