Demócratas “progresistas” de Cámara Baja estadounidense niegan respaldo a manifestantes cubanos

Todos los votos contra una resolución que condena al régimen cubano y apoya a los manifestantes pacíficos provinieron de demócratas, entre ellos los miembros del ala izquierdista
"The Squad" niega respaldo a cubanos
 

Reproduce este artículo

Cuarenta legisladores demócratas de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, entre ellos los miembros del ala izquierdista y “progresista” conocida como “El Escuadrón” (“The Squad” en inglés), se opusieron esta semana a una resolución que condena al régimen cubano y ofrece apoyo a los manifestantes pacíficos que salieron a las calles el 11 de julio y a aquellos que prevén hacerlo el 15 de noviembre.

La resolución fue presentada por la representante Debbie Wasserman Schultz, demócrata de Florida, en lo que refirió como una expresión de “solidaridad con los ciudadanos cubanos que se manifiestan pacíficamente por las libertades fundamentales”, de condena a “los actos de represión del régimen cubano” y de exigencia por “la liberación inmediata de ciudadanos cubanos detenidos arbitrariamente”.

La iniciativa fue votada y aprobada por la Cámara Baja el miércoles, con 382 votos a favor y 40 en contra.

Todos los votos en contra de la resolución provinieron de legisladores demócratas, incluidos los seis miembros de “El Escuadrón”: Alexandria Ocasio-Cortez, Ilhan Omar, Ayanna Pressley, Rashida Tlaib, Jamaal Bowman y Cori Bush.

ADN Cuba envió preguntas este viernes a las oficinas de Ocasio-Cortez y Omar para conocer qué motivó su negativa de apoyo a los manifestantes cubanos al votar contra la resolución y si creen que el embargo estadounidense sobre la isla, el cual han criticado previamente, tiene un mayor impacto en las restricciones a la libertad individual en Cuba que las leyes y prácticas del propio gobierno cubano.

Hasta el momento esta revista no ha recibido respuesta de las legisladoras, quienes junto a sus compañeros de grupo se ha dicho representan la diversidad demográfica de una generación política más joven en Estados Unidos y la defensa de políticas progresistas en materia de salud y medio ambiente.

El representante Jim McGovern, demócrata de Massachusetts, fue otro de los que votó en contra de la resolución y en redes sociales intentó defender su posicionamiento, argumentando que la resolución no reconoce “el papel que juega Estados Unidos en contribuir al sufrimiento de los cubanos comunes”.

La resolución aprobada condena la respuesta del gobierno de la isla a las protestas que estallaron el 11 de julio en cerca de 60 localidades cubanas por la agudización de la crisis económica y la escasez, el agravamiento de la crisis sanitaria por la pandemia de coronavirus y la falta de libertades políticas y económicas.

El texto pide también a La Habana que permita a los cubanos protestar pacíficamente el 15 de noviembre durante una manifestación por los derechos humanos y civiles, y por la liberación de los presos políticos, planificada por la plataforma Archipiélago.

A diferencia de las leyes, las resoluciones del Congreso estadounidense no son vinculantes ni determinan por sí mismas los procederes del gobierno. Mayormente sirven para expresar consensos y posicionamientos del Legislativo respecto a temas de actualidad política nacional e internacional.