Régimen critica análisis de Parlamento Europeo sobre DDHH en Cuba

Mediante una declaración de denuncia de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el castrismo manifestó su “indignación” por la inclusión en la agenda del Parlamento Europeo de un punto sobre los derechos humanos en Cuba
Sede del Parlamento Europeo
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano criticó que el Parlamento Europeo (PE) vaya a analizar la situación de los derechos humanos en Cuba el martes 8 de junio en sesión plenaria, lo cual calificó de “infamia” y una “maniobra” de “un reducido grupo de eurodiputados que responden a la agenda de Washington”.

Mediante una declaración de denuncia de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional del Poder Popular de la isla, el castrismo manifestó su “indignación” por la inclusión en la venidera plenaria de un punto relativo a la situación política y los derechos humanos en Cuba.

“Pretenden que se adopte una resolución contra nuestro país, tergiversando la realidad que vivimos; tratan desesperadamente de quebrar los vínculos que nos unen a la Unión Europea y detener la implementación del Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación que se desarrolla en la actualidad sobre la base del respeto mutuo y la igualdad entre nuestros Estados”, alegó la denuncia, compartida en el portal de la cancillería del régimen.

Al exponer su molestia, la comisión del pretendido parlamento cubano obvió el gran cúmulo de testimonios y demandas de cubanos de dentro y fuera de la isla que llevaron a la inclusión en la agenda del PE de un punto relativo a la situación de los DD.HH. en Cuba.

La represión en el país caribeño se ha incrementado desde el acuartelamiento en noviembre de una decena de activistas en la sede del Movimiento San Isidro y las muestras de inconformidad ciudadana derivadas o inspiradas en esa iniciativa.

El acuerdo de diálogo político y cooperación entre Cuba y la UE, firmado en 2017, está centrado en el diálogo político, la cooperación y el diálogo sectorial, y la cooperación comercial. Significó el fin de la “posición común” europea sobre el régimen cubano y promueve el intercambio bilateral en favor del desarrollo sostenible, la democracia y los derechos humanos.

Dadas las continuas violaciones en Cuba a esos derechos, varios cubanos han exigido a Bruselas que suspenda el acuerdo y exija más al régimen en materia de respeto a sus ciudadanos.

Para el oficialismo cubano y su sistema institucional, representado en la Asamblea Nacional del Poder Popular, que el PE haya escuchado tales demandas es una acción propia del doble rasero y la doble moral que caracteriza al bloque comunitario.

En la declaración de denuncia aseveró que la preocupación por el ejercicio de los derechos humanos en Cuba es sólo una apariencia, contrastante con la falta de voluntad del PE para analizar y denunciar el embargo estadounidense sobre la isla, la principal violación de los derechos humanos que sufre el pueblo cubano según el régimen.

De acuerdo con el castrismo, los eurodiputados promoventes de la sesión “actúan también con total insensibilidad ante flagrantes violaciones de esos derechos cometidas en Estados Unidos y  otros países del mundo, incluyendo la propia Europa, en los que se han exacerbado durante el último año las manifestaciones de brutalidad policial, la aplicación de políticas discriminatorias contra los migrantes, los discursos que fomentan el odio y las ideas supremacistas, o las violaciones de la libertad de prensa y de expresión, así como las manifestaciones de racismo, xenofobia y otras formas de intolerancia”.

“Denunciamos esta maniobra de quienes no representan a la totalidad de los miembros del Parlamento Europeo. Estos ejercicios politizados responden a exigencias de intereses ajenos que intentan comprometer la actuación independiente de la Unión Europea en política exterior”, agregó la declaración, carente de reconocimiento y autocrítica a la presencia en la isla de muchas de las violaciones a los derechos humanos que el oficialismo sólo ve, o quiere ver, en otros países.